No aceptes el primer “no”

Muchos se rinden cuando reciben un primer “no”. Aquí va la razón por la que deberías resistirte y luchar.

Y no, no te estoy hablando de la chica que quieres invitar a una copa. Eso ya es otro tema. Llevo felizmente casado demasiado tiempo para darte buenos consejos sobre ese tema. Me imagino que habrá vídeos en Youtube que darán una guía paso a paso al respecto… ;)

no negociarDerechos de foto de Adobe Stock

Me refiero más bien al “no” que te pueden dar en el mundo de los negocios. Y también hay que saber aquí diferenciar.

Una cosa es el “no” que te pueda dar un cliente. A veces puedes convertir un “no” en un “hasta luego” pero debes aceptar en ese momento la respuesta que te dan. Hay que tener paciencia. Sobre todo cuando no le dices lo que quiere escuchar puede que le haga más caso a otra empresa que le venda la moto. Tarde o temprano estos clientes vuelven porque se dan cuenta que has sido el único que ha sido sincero con ellos.

Otra cosa es un “no” que te puedan dar siendo cliente de grandes empresas y/o hacer gestiones con organizaciones burocráticas.

Un caso práctico:

Justo ayer estuvimos reclamando la reaparición de un listing en Amazon. Casualmente se trataba de nuestro producto estrella. De un día a otro había desaparecido sin haber recibido ningún tipo de aviso o notificación sobre ello.

Bueno tras las primeras 3 llamadas conseguimos que de forma verbal nos dijeron que lo iban a volver a poner. Tras varios días la cosa no cambió. Pasaron 4 llamadas más hasta que nos dijeron que no se podía volver a poner dando algún tipo de explicación extraña.

Muchas personas cuando reciben un “no” definitivo se rinden. Lo aceptan.

“Bueno, es lo que hay”.

Lo bueno es contratar gente que tiene mentalidad de emprendedor como las que tenemos en Beguerrilla. La respuesta de la persona encarga fue inmediata.

“Pero eso no nos sirve. Necesitamos que el tema se solucione cuando antes. Estamos perdiendo dinero todos los días por un error vuestro.”

Faltó ponerse en serio con el tema. Pocas horas después. El listing volvió a reaparecer.

No aceptes el primer “no”. Merece la pena luchar por tus intereses.

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *