Mis top 3 mitos más peligrosos sobre emprender

Hay muchos mitos peligrosos sobre emprender. Hay muchos que he ido escuchando a lo largo de estos últimos 10 años. Este es mi top 3 personal.

No soy viejo pero poco a poco notas que hay una diferencia creciente en comparación con todos aquellos emprendedores jóvenes que empiezan. Por suerte tengo todavía muchísimo que aprender pero parece que tras más de 10 años en esto ya tengo una experiencia que otros que acaban de lanzarse todavía no tienen.

mitos emprenderDerechos de foto de Fotolia

En todo este tiempo te das cuenta de una cosa. No todo es cierto lo que van contando por ahí. Incluso hay algunos mitos bastante peligrosos a la hora de emprender. Esto es mi top 3.

Hay que lanzarse a emprender cuando antes

Sobre todo cuando ves la historia de algunos emprendedores famosos como Bill Gates o Mark Zuckerberg puedes tener la falsa sensación de que no hace falta estudiar para emprender. Hay que ser muy consciente que estos casos mencionados son una excepción total.

¿Cuántos Google, Facebook, Apple, etc. hay en este mundo? ¡Muy pocos!

Es cómo ganar la lotería. La probabilidad que te toque es muy baja. De hecho estudios demuestran que de media el emprendedor tiene más de 35 años y ya tiene una experiencia previa trabajando por cuenta ajena. Es cierto que cuando eres joven es más sencillo lanzarse pero tienes la gran desventaja que en general estás todavía demasiado verde para tener éxito a lo grande. No es imposible claro, pero no muy probable.

Hay que apostar todo en una carta

Sobre todo cuando buscas inversión te vas a encontrar con este dilema. Se espera de ti que te hayas lanzado a fondo. Qué hayas puesto todos tus ahorros en esto. Tu vida es tu start-up. Para muchos emprendedores esto es una realidad que al mismo tiempo es muy peligrosa. Apostarlo todo no garantiza nada.

Tienes que aumentar la probabilidad de tener éxito en algún momento. Eso no se consigue endeudándote hasta las cejas en tu primer proyecto. Tienes que mantener la flexibilidad de poder fracasar más de una vez. Si quieres tener éxito en algún momento, tienes que probar muchas cosas hasta que lo logras.

Foco, foco, foco

Un inversor en la bolsa aprende desde el primer momento que hay que diversificar el portafolio para reducir el riesgo. Al emprendedor le cuenta justo lo contrario. Centrarse en una cosa ayuda a acelerar el desarrollo del mismo pero también aumenta la velocidad de ir en la dirección equivocada en caso de que no tengas todavía del todo claro hacia dónde vas.

Esta mañana he leído por Twitter que el desfoco es lo que mola. No podría estar más de acuerdo. Puede que vayas más despacio pero puede que probando varias cosas a la vez encuentres el camino hacia la meta.

No todo el mundo debería emprender. Se pasan momentos muy buenos pero también muchos malos. No es cuestión de emprender por falta de opciones sino más bien porque esto es la única forma en la que quieres vivir tu vida. Es una decisión consciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *