Mis mejores consejos si quieres emprender con productos online

Hoy me atrevo otra vez a darte mis mejores consejos a la hora de emprender con la venta de productos online. Esto es mi top 5.

Para empezar. No me hagas ni caso. No he conseguido todavía nada en el mundo del e-commerce como para que sigas mis consejos al pie de la letra. Igual esto ya es lo mejor que puedes sacar en tu caso de estas líneas. Pero tal vez si partes desde cero estas ideas te pueden guiar un poco para encontrar tu propio camino.

vender productos onlineDerechos de foto de Adobe Stock

En estos últimos años he acompañado varias tiendas a través de mi agencia Beguerrilla y he montado o retomado negocios online propios. Habré facturado en mi tienda principal ya más de 100.000 euros en los últimos 12 meses. Es una cifra donde puedes empezar a tomarte las cosas más en serio pero nada más es facturación, no estamos hablando de beneficios. Ojalá, pero bueno, todo llegará, poco a poco.

Evidentemente no lo he visto todo, pero comparando los diferentes e-commerce y llevar la operativa te hace entender un mejor lo que sería una tienda online ideal.

Veamos mi lista.

Bajo peso y volumen

Estoy relanzando el proyecto a nivel internacional. En este caso lo ideal es que puedas enviar a todo el mundo a bajo coste. Para ello necesitas un producto ligero que no ocupa mucho espacio. Estos dos factores son los que determinan los gastos de envío.

Aunque estos se los cobres al cliente siempre vas a tener mejor conversión si el coste del transporte se percibe como asumible. Cuando sube el peso y el volumen el envío puede superar el precio del producto lo que hará bajar inmensamente el ratio de conversión.

Diferente es el nuevo mejor

Una de las principales cosas que tienes que conseguir es buscar el factor diferenciador. Decir que eres el más barato o el mejor en “x” ya no es suficiente. La gente ya ni te hace caso porque todo el mundo es el “más innovador”, “más ecológico”, “más rápido”, etc.

Hay que buscar lo diferente. Competir en categorías que el resto igual descuida.

  • Presentación de tu producto en la tienda online.
  • Preparación de envíos, embalaje cuidadoso.
  • Trato excepcional de los clientes por los canales de comunicación.
  • Etc.

Hay muchas más posibilidades de ser diferente. Son infinitas pero también difíciles de encontrar porque no siempre es evidente que se van a percibir tal cual.

Permite ser mejor que Amazon

Vamos a ver. “Este tío está loco” dirán ahora algunos y no te quito parte de la razón. Pero evidentemente hay que poner este párrafo en un contexto para explicarlo. Por muy bueno que sea Amazon hay pequeñas cosas en las que puedes ser mejor. Te doy un ejemplo. No son demasiado cuidadosos a la hora de embalar productos frágiles como juguetes de colección. 1 de 3 envíos llega dañado. Es poco probable que Amazon adapte un proceso que está funcionando en general bien para productos normales al nicho de coleccionismo. Es por ello que en este caso concreto tienes la posibilidad de ser mejor que ellos. Conoces mejor a las necesidades de tu cliente nicho que va a poder hacerlo este gigante simplemente porque no le va a merecer la pena.

Potencial de recurrencia

Te interesa vender una vez pero todavía más repetirla de forma frecuente (p.ej. cada mes). La cuestión es. ¿Tu producto permite una venta recurrente? El sector de la moda encaja bien con este criterio. Maquinaría para obras para poner otro caso no tanto. Uno de los principales motivos de meterme en el mundo del coleccionismo es el hecho de que una colección nunca se acaba. Un comprador contento repite una y otra vez.

Es emocional

La mayoría de las cosas que compramos en realidad no las necesitamos. El marketing hace que confundamos “lo quiero” con necesidad. Muchas veces el razonamiento es capaz de frenar el impulso y finalmente dejar la tarjeta de crédito en la cartera. Cuando más emocional es el producto, cuando más nos gusta, cuando más recuerdos nos trae, etc., esto se convierte en tarea más compleja.

Por lo tanto me gustan los productos emocionales. Son más fáciles de promocionar y en consecuencia más fáciles de vender. También es algo que es complejo de describir. Tienes la sensación que haces feliz a las personas. Eso sí, sacándole dinero del bolsillo pero en mi caso tampoco son cantidades que quiten calidad de vida por otra parte… ;)

Hasta aquí he llegado de momento. Ya te iré contando conforme vayan avanzando las cosas.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *