fbpx

Minimalista

Cuando sea grande quiero ser minimalista. No se necesita mucho para ser feliz.

Ser minimalista.

Ser rico sin dinero.

Cumplir propósitos sin hacerlos.

Valorar el momento y no las alternativas.

Coleccionar recuerdos y no bienes.

Vivir con sueños y no en recuerdos.

 

Decir mucho con pocas palabras. O eso era el plan.

  1. Cuando la gente entra a mi cuarto, tiende a asombrarse de la cantidad de cosas que, en realidad, no han llegado a estar ahí. Una cama se acuesta con el cabecero en una pequeña estantería baja repleta de libros ordenados. A la derecha, bajo la ventana, una mesa con un ordenador oponen la otra pared, y dos armarios, uno de ellos empotrado, cierran un círculo rectangular de sencillez absoluta.

    Solo hay aquello que se necesita. No hay posters, cuadros u objetos de adorno. Nunca les encontré más utilidad que la de dificultar el limpiado del polvo.

    Simplifico para ahorrar tiempo, y el egoísmo del presente se antepone a la necesidad del apego. Por supuesto, tan conducta genera confusión por los aparentes objetos carentes que no están dentro.

    Y porque la casa no es mía (como amenaza de pragmatismo simplificador)

    Responder
  2. Sobre ser rico sin dinero, puede que tengas tiempo.

    Como ya está dando vueltas por las redes un proyecto de banco de tiempo bloguero, os facilito un comentario en mi blog personal donde adelanto unas referencias sobre este tema:

    http://ratonblogger.com/2015/01/05/trabajar-raton-mariposa/#comment-1118

    Responder
  3. […] (de vez en cuando puede funcionar). El ser humano (o la mayoría de ellos) únicamente es minimalista porque no tiene otra opción. No se conforma con las pequeñas cosas. Sigue convencido que para ser […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *