Mi peor experiencia como vendedor en el marketplace de Amazon

He contado muchas cosas positivas sobre Amazon. Tengo claro que es nuestro frenemy. Hoy toca compartir una experiencia desastrosa.

No me gustan estos tipos de posts donde pones a parir una empresa. Por muy grande y conocidos que sean. Por mucho que la hayan cagado. En un momento me dije. “No es tu forma de tratar estos asuntos”. No me importa que otros lo hagan pero yo prefiero no hacerlo.

bloqueo cuentaDerechos de foto de Adobe Stock

Me he aplicado “mi cuento” de las 24 horas antes de pasar a cualquier acción. Sigo fastidiado pero esta entrada no irá de resumir mis emociones negativas en menos de 1.000 palabras. La idea es hacer una crítica constructiva de la forma más objetiva posible siendo consciente que la subjetividad dominará mis observaciones.

Perdiendo 1.500 euros de facturación por bloqueo de cuenta

Pasarán mínimo 72 horas donde mi cuenta de vendedor de Amazon estará bloqueada. Hoy es domingo y ya no cambiará la cosa. Incluso en empresas de este tamaño tienen días de descanso.

Este año he apostado mucho en un negocio concreto. Sin darme cuenta (casi) la gran mayoría de mis ingresos han empezado a surgir a través de Amazon. En consecuencia he centrado mis esfuerzos y recursos en esa plataforma. Pasando de pocos listings los primeros días a superar ya más de mil. Después de 3 meses empecé a enviar mis productos a los centros logísticos de España y Alemania. Tengo ahora cerca de 2.000 productos en las tripas del gigante del comercio electrónico. Aquí tienes la entrada con el resumen de mi actividad en los últimos meses.

Los últimos días he estado entre 500-600 euros de facturación. El sábado pasado incluso se superaron los 800 euros. El daño que me está causando el bloqueo de la cuenta supera los 1.500 euros ya que he tenido una tendencia de crecimiento diario.

El bloqueo de la cuenta sucedió sin previo aviso.

Sin notificación de ningún tipo.

Tenemos todas las métricas en los diferentes markets europeos en verde con excepción de Francia donde me han sacado una tarjeta amarilla por una reclamación de un cliente. Este simplemente no acudió a su oficina de correos para recoger su pedido. En Amazon el cliente siempre tiene razón aunque no la tenga.

Los pasos que hemos dado para reactivar la cuenta

Me di cuenta del bloque de la cuenta porque me puse a comprobar si el producto estrella estaba activo. El viernes habíamos vendido únicamente una unidad en todo el día (la venta fue además en la madrugada) cuando lo normal hubiera sido ya rondar las 20 ventas. Tras darme cuenta que el producto ya no estaba me puse a controlar al azar un segundo, un tercero y un cuarto. Todo igual.

Me meto en la cuenta para averiguar si nos había llegado alguna notificación. Nada.

Dado que ya eran las 21.30 horas del viernes no pudimos contactar con el soporte de Amazon. Tuvimos que esperar hasta el sábado a las 8 de la mañana para poder dar con alguien por teléfono. En esta primera llamada nos informaron que la cuenta se había bloqueada porque estaban revisando nuestros datos de pago. Cosa que por cierto ya habían revisado 3 veces en el pasado y que no había cambiado desde el inicio. Siempre que se nos pidió algún documento se nos notificó por correo y la cuenta. Entiendo la importancia del asunto solíamos reaccionar en menos de 24 horas teniendo un plazo de 7 días.

La persona que atendió nuestra llamada no nos pudo explicar el bloqueo de la cuenta. No era lo normal. Nos aseguraba que iba a darle a nuestro caso máxima prioridad para que dentro de un par de horas estuviera resuelto. Pasaron un par de horas y nada cambio. Ahora nuestro caso supuestamente se había traspasado a un especialista. Pasaron 7 llamadas más sin lograr la reactivación de la cuenta.

La automatización tiene sus límites

Entiendo que cualquier negocio que quiera escalar necesita reglas. Requiere de procesos automatizados. No sabemos todavía lo que ha ocurrido exactamente ya que el tema sigue pendiente de ser resuelto. Me imagino que por alguna razón extraña algún bot de Amazon bloqueó la cuenta sin previo aviso.

Está claro que Amazon no me necesita como pequeño vendedor que soy. Llevo años con mis empresas y tengo a personas contratadas. Cuando tomo una decisión no la hago fuera de contexto. Siempre soy consciente que mis decisiones y actos les afectan a ellos. Para bien y para mal. Me siento responsable para ellos.

Cuando entras en el marketplace de Amazon te conviertes de forma indirecta en un trabajador más para ellos. Tu trabajo les hace aumentar los ingresos. Tus ventas les hacen ganar más dinero dado que se llevan un 15% sobre la mayoría de las ventas (y con FBA incluso más).

Este post sirve para también mostrar los lados negativos que puede tener trabajar con Amazon. He dedicado varias entradas al tema donde he hablado de forma muy positiva así que es importante dar una imagen completa de las cosas.

Tengo claro que en esta fase del proyecto dependo demasiado de Amazon. Me ha recordado la importancia de siempre tener varios canales de venta potentes. Gracias Amazon por este recordatorio.

Y esto es mi pequeño mensaje a alguien que probablemente no me hará demasiado caso.

Señores y señoras de Amazon. No les pido ningún trato mejor. Lo único que exijo es un trato justo. Tengan en cuenta que hay gente que apuesta por vosotros. Que pone muchos huevos en la cesta para pagar nóminas. Los clientes siempre tienen razón. Igual consideran que nosotros también lo somos. Está muy bien tener contratados a agentes amables. Lo que sería más importante todavía serían soluciones rápidas sobre todo cuando el vendedor no tiene ningún margen de actuación y está perdiendo dinero con cada hora que pasa. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *