fbpx

Los cambios más importantes que estoy viviendo desde que me he mudado a Alemania

Ya van más de 6 meses desde que decidí junto de mi mujer dar el paso y empezar una nueva vida en Alemanía. Han cambiado algunas cosas.

Estoy viviendo el peor mes del año a nivel de tiempo en Alemanía. No pasa un día donde no está lluviendo y el cielo está gris. Es un cambio importante si estás acostumbrado el cielo azul y el sol de Alicante. Será por ello que salen estas reflexiones a mitad de semana.

libroDerechos de foto de Adobe Stock

Está claro que la calidad de vida en este contexto no es la misma. Aun así hay muchas cosas que han cambiado hacía mejor y han hecho que este cambio radical haya merecido la pena.

Cambio de tener clientes en agencia a ser freelance en empresa

Ya he comentado en otra ocasión que ahora estoy trabajando como consultor lado a lado con el equipo de la empresa que me ha contratado. Es un modo diferente al de tener clientes en modo agencia. En un caso te pagan por lograr un objetivo concreto y en otro te pagan por horas. Suena extraño pero siendo freelance tienes menos una meta concreta sino realizas tareas repetitivas dentro de un equipo existente. Cobro entre 65 a 90 euros la hora en proyectos de hasta 40 horas por semana. Si te haces un cálculo rápido verás que es suficiente para vivir. Me permite incluso financiar una parte de mi proyecto de coleccionismo aunque también tengo claro que no me voy a permitir meter dinero cada mes en la tienda online y tengo un plan para enero 2020 para lograrlo.

Una cosa que me sigue fascinando es el hecho de que emites una factura y en ocasiones te la pagan el mismo día. En el peor de los casos tienes tu dinero en 30 días en tu cuenta bancaría. Retrasar los pagos a proveedores es un cáncer en el mundo empresarial de España. La gente sigue sin entender que todo el mundo sale perjudicado si sigue esta dinámica y que al final todos perdemos.

Cambio de rutina matinal

Los cambios en mi rutina matinal son matices pero de esta forma ya aprovecho y te lo cuento. Me levanto todos los días de lunes a viernes a las 5.30 horas. Lo primero que hago es desayunar y ver un vídeo de Youtube. Suele ser algún tema que me interesa y en el que me quiero formar. Es bastante amplío. Puede ser algo algo de marketing online, motivación, educación de niños, felicidad, mecánica cuántica, etc. Suelo pinchar en el primer vídeo sugerido por Youtube que capta mi interés y que no tarda más de 10-15 minutos.

Despúes de acabar la tostada me pongo con el portátil. Empiezo a leer mis mails y compruebo los pedidos que han entrado durante la noche en los diferentes canales. Hacer esto después del desayuno me ayuda ganar 5-10 minutos por la mañana y empezar el día más relajado sin sentir ese agobio de tener que ver mis mails nada más que me despierto. De hecho una de las cosas que hago tras sonar el despertador es dejar el móvil en la cocina para no caer en la tentación de usarlo antes de tiempo.

Tras finalizar el post entre las 6.45 a 7.00 horas como tarde hago algo de deporte. Lo que más me aporta en poco tiempo son ejercicios HIT que me permiten estar en forma invirtiendo únicamente entre 20 a 35 minutos de lunes a jueves (viernes mi día de descanso deportivo). Utilizo hace más de 3 años la app Freeletics donde pago el “Coach” que hace crea rutinas personalizadas cada semana que sigo del pie a la letra. A las 7.30 horas me voy a duchar y antes de las 8.00 horas ya estoy planificando el resto de la jornada que suele acabar a las 19 horas.

Cambio emocional

Los cambios nunca son fáciles y más cuándo ya te estás haciendo “mayor”. Dentro de un par de días voy a cumplir 40 años y en ocasiones te pones a pensar si las cosas han ido tal como te lo imaginabas. La respuesta claramente es “no” pero eso hace también que los últimos años hayan sido una aventura y no los cambiaría por una vida más tranquila y estable. No tengo raices en ese sentido aunque Alemania haya sido mi país de nacimiento no es el sitio en el que estaría ahora mismo si la situación no lo requerería. Los días parecen ser más cortos, no porque oscure antes (que también), sino porque muchos días trabajo desde casa sin parar. En ocasiones acostamos a los peques y me doy cuenta que no he salido de casa durante todo el día.

Ya veremos lo que traen los próximos 6 meses. Lo que tengo claro es que pasarán demasiado rápido porque ya esta primera mitad parece que se inció ayer. Deséame suerte para que la lluvia de noviembre se convierta en nieve en diciembre. Hay que ver el lado positivo del “mal tiempo”. Navidades son una época mágica en Alemania. Es una de las pocas cosas que echaba de menos en España. Ya queda poco para ello. Te seguiré contando.

Stay tuned.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *