Lo que una reunión diaria por la mañana le aporta a tu start-up

No he sido nunca un gran fan. De las reuniones digo. Hace casi un año las hacemos a diario. Esto son los beneficios que nos aportan.

Algún día seremos una empresa grande y esto ya no va a funcionar igual pero mientras tanto seguiremos haciéndolo. Las reuniones por la mañana han traído muchas mejoras. Son como el aceite en un motor. Hacen que todo fluya mejor.

reunión equiporeunión equipoDerechos de foto de Adobe Stock

Y esto son algunas de las razones por las que pienso que tú en tu start-up también deberías hacerlo. Vamos a por ello:

Es simplemente un buen comienzo del día

Ni más ni menos. ¿Por qué empezar mal si puedes empezar bien?

Mucha gente lo deja al azar. Nosotros no. Puede que haya días donde me levante de mal humor y caiga alguna bronca. Pero incluso esto es algo positivo. No todo es bonito y cuando las cosas se ponen feas hay que mencionarlas.

Los primeros minutos de cada reunión permiten fortalecer el sentimiento de pertenencia a un grupo. En este caso a una start-up. Es importante tener la sensación de forma parte de algo más grande.

Es una forma de motivar al equipo

Lo dicho, no todo son palmaditas en la espalda pero en ocasiones se pueden dar. Reconocer el buen trabajo de tu equipo es clave y personas como yo lo hacemos demasiado poco. Por desgracia nos fijamos más en lo negativo que en todo lo demás porque damos por hecho que las cosas tienen que ir bien hasta que van mal.

Empezar el día con algo positivo da fuerza a todo el mundo para sacar adelante más tareas. Motivación puede tener un impacto positivo en la productividad de equipos.

Ayuda a priorizar tareas a corto plazo

La velocidad de crecimiento de cualquier organización depende de su capacidad de enfocarse en las actividades más importantes en cada momento. Es encontrar aquellas tareas que permiten generar el mayor apalancamiento posible.

Soy gran fan de las rutinas pero al mismo tiempo soy consciente que cada día trae nuevas sorpresas. Si eres demasiado rígido pierdes. Hay que saber manejar los cambios y ser lo suficiente flexible para desviarte del camino si la situación lo requiere. Tu equipo no siempre tiene claro por donde hay que ir es por ello que repasar el mapa cada mañana ayuda a guiarles por rutas desconocidas.

Aporta estructura y confianza al equipo

A pesar de que repasemos todos los días tareas que todo el mundo tiene claras aporta un beneficio adicional. Quita la inseguridad de tener que tomar decisiones. ¿Lo hago o no lo hago? ¿Debo hacer eso o lo otro?

La reunión diaria confirma que algo que ya sabes pero que en ocasiones puedes tener dudas porque surgen otros temas que te hacen dudar sobre las prioridades. “Las rutinas son sagradas”. Es lo que repito todos los días. Se puede acabar el mundo pero siempre haremos A, B y C.

Dedicarle 10-20 minutos cada día a tu equipo nada más empezar el día es una inversión. Yo estoy viendo ya el retorno. Entre otras cosas ha ayudado a mejorar la disciplina. No hay otra si queremos triunfar. Tenemos que ir más lejos que los demás. Es fácil trabajar cuando estás motivado pero lo es más todavía cuando no lo estás.

Hagamos que cada día, hora, minuto cuente. No es lo que haces una vez sino tu capacidad de repetirlo para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *