Lo que he aprendido en los últimos 10 años sobre dirigir equipos

Dirigir equipos es un desafío en grandes y pequeñas organizaciones. Esto es lo que he aprendido sobre ello en los últimos 10 años.

Para mi lanzar proyectos online no es una tarea sino un estilo de vida. Es lo que me ha definido en la última década y es lo quiero seguir haciendo al menos las próximas tres o cuatro décadas si mi salud física y mental me lo permiten.

aprendizaje start-upDerechos de foto de Adobe Stock

Una lección básica que me llevado de los últimos 10 años es que solo puedes ir más rápido pero acompañado llegas más lejos (proverbio africano). También he aprendido que delegar tareas y responsabilidades es la clave para hacer escalar mi tiempo. No puedo estar en todo. Aquí va el resumen de los puntos más relevantes.

No importa la formación o experiencia sino la actitud

A partir del tercer año de mi primera start-up Coguan dejé de hacerle mucho caso a los curriculums. Me interesaba más tener la persona delante de mí para ver el brillo en sus ojos. La experiencia es una ventaja temporal que se pierde si no hay actitud detrás. Esto último es la clave para solucionar cualquier problema del día a día. Pasé a realizar entrevistas de 10 minutos que podían acabar después de 3 minutos si notaba que no había pasión, faltaba preparación y empuje para lograr el puesto de trabajo que estábamos ofreciendo. Si hay actitud y pasión todo es posible. En caso contrario no estoy interesado.

Aceptar que las cosas nunca se harán al 100% a tu estilo

Tú eres tú y yo soy yo. Cada persona es diferente. No esperes que dos individuales actúen de forma parecida. Pueden llegar en ocasiones a la misma conclusión pero esto no significa necesariamente que van a actuar de la misma forma. Una de las cosas que tuve que aceptar es que cuando otorgaba responsabilidades a un tercero iba a suceder dos cosas.

  1. Las cosas nunca se iban a realizar al 100% a mi estilo o manera pero que eso no tenían ser algo malo. Hay que aceptar la percibida “imperfección” como parte del proceso y que una ejecución diferente en pocas ocasiones iba a mejorar mucho el resultado.
  2. Los errores forman parte del proceso. No puedes querer que las personas asuman responsabilidad y penalizar cuando las cosas al final no salían como deberían. “Cagarla” de vez en cuando es un coste que tienes que asumir a la hora de delegar por muy buen equipo que tengas. Quieres que asuman riesgos porque el coste alternativo de controlarlo absolutamente todo es mucho más elevado.

Tu negocio es tu responsabilidad

Yo hablaba de supervivencia del negocio y ellos me discutían un o dos días de vacaciones. Hace 10 años todavía no entendía que mi negocio es mi responsabilidad y mi preocupación. Mi equipo no se debe preocupar si el negocio tiene suficientes fondos porque eso no es su problema. ¡Es el mío al 100%! Mi negocio, mi responsabilidad, mi problema.

No esperes que una persona de tu equipo que si trabaja contigo porque está a gusto pero sobre todo porque su nómina le permita cubrir la hipoteca y demás gastos cada mes. Hay emprendedores y trabajadores. No es una división de buenos y malos sino simplemente un hecho. Hay personas que montan sus propios negocios y otros que buscan la “seguridad” del trabajo por cuenta ajena. Hay que aceptar que cada uno busca cosas diferentes y eso no es nada malo.

Pequeños equipos necesitan procesos definidos

En mis primeros años “startuperos” he estado convencido que pequeños equipos no necesitan los procesos rígidos de grandes organizaciones. Resulta que después de 10 años me he dado cuenta que eso ha sido una hipótesis totalmente equivocada. Puede que en mis inicios me haya resultado cómodo pensar así ya que eso me ha ahorrado el trabajo de definir y documentar procesos.

Ahora tengo claro que el funcionamiento independiente de equipos está directamente relacionado con la precisión de reglas, procesos y responsabilidades. Próximamente estaré más de lo normal fuera de la oficina por lo que necesito que todo funcione como siempre sin que yo esté siempre presente. Esto recientemente ya lo he puesto a prueba desapareciendo durante una semana de la oficina. Los meses previos antes de dar el paso he invertido gran parte de mi tiempo con la definición de procesos para remplazar decisiones que he tomado yo estando presente por una colección de reglas e instrucciones.

Esto es un primer resumen que posiblemente se queda corto. Dejo la puerta abierta para dedicarle una segunda parte al tema. De momento lo dejo aquí. Te seguiré contando.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *