Lo que he aprendido de una presentación delante de un grupo de 14 peques de 3-4 años

Una presentación delante de un grupo de peques en la guardería de mi hija me ha servido como lección. Me ha recordado cosas que tengo que mejorar en ponencias.

Si has tenido la oportunidad de leer mi post de ayer ya sabes que acabo de vivir una situación extrema. Un reto del que no pensaba poder volver con la cabeza bien alta. A pesar de mis peores pesadillas lo he afrontado con éxito. Me siento lleno de orgullo de haber entretenido un grupo de 14 peques de 3-4 años en la guardería de mi hija pequeña. :)

GuarderiaDerechos de foto de Fotolia

Por qué los niños pequeños son un público tan desafiante

Había escuchado muchas historias de terror. No sabía en absoluto lo que me esperaba. No sabía cómo iba reaccionar mi audiencia pero tenía claro que se trataba de un público desafiante por varias razones.

  • No tienen paciencia: los peques de esta edad no te dan margen. Tienes que contarles algo que consiga captar su interés desde el primer segundo. Si no lo logras estarás rápidamente solo con tu presentación.
  • Te cuentan su propia versión de tu historia: una niña del público relaciono una foto de mi presentación con un cuento de una princesa. A partir de ahí no paraba de hablarme de princesas independientemente de lo que yo contaba. Empezó a desarrollar su propia historia “inspirada” en mi presentación.
  • Son 100% honestos: si, todos queremos que nos den un feedback sincero pero a la hora de recibirlo te sientes como si te hubieran dado una o varias patadas en el culo. Así que al final prefieres que te den la verdad en trozos y no de golpe. Con un niño no esperes que te trate con una guante de seda.

Mis lecciones aprendidas tras mi presentación en la guardería

Desde el viernes se que nada es demasiado difícil. He sobrevivido el público más exigente que existe. Ahora puede venir lo que quiera. No todo lo que he aprendido ha sido realmente nuevo para mí pero se trata de aquellas cosas que sabes pero x excusas al final no aplicas.

1. Cuenta una historia (sencilla): conoces ese consejo de “cuéntalo cómo se lo tendrías que explicar a un niño”. Pues hoy he tenido oportunidad de practicar como nunca para aplicarlo. Yo he contado la historia de Alemania y de las diferencias que existen con España. He hablado sobre la nieve, la lluvia, Navidades, la comida y otras cosas que son distintas en ambos países.

2. Inclúyete en la historia: las personas y sobre todo los peques están más atentos si hablas de alguien en concreto. Lo más sencillo es hablar en primera persona y contar tu propia historia. Siempre surgen preguntas. En tal caso podrás responderlas sin problemas porque no tendrás que acudir a un tercero.

3. Busca la interacción con tu público: tienes que conectar con tu público. Recibir preguntas es una buena forma de lograrlo. Si no te las hacen a ti, debes ser tú el que las lanza a tu público. “¿Quien ha volado ya alguna vez en un avión?” Esta pregunta me ha ayudado de “romper el hielo” con los peques y poder interactuar desde el primer instante.

4. Utiliza imágenes: nada nuevo en realidad pero demuestra una vez más la importancia que estás tienen en una presentación. Merece la pena invertir tiempo en encontrar las más adecuadas, las de mejor resolución, las que mayor impacto generan, etc.

Después de esta experiencia ya tendré que dar el paso definitivo para salir de mi zona de confort y probar cosas nuevas en presentaciones. Tampoco no me voy a volver loco porque este año no quiero aparecer demasiado en el escenario para invertir ese tiempo en mis proyectos empresariales. De todo se aprende. En breve compartiré el video. ¡Qué no…! No hay prueba esta vez, simplemente te tienes que fiar de esta pequeña historia… ;)

  1. Este es el último post? Me aparece como penúltimo, hay dos con fecha del día doce…

    Responder
  2. Hola Carlos!
    Muchas veces los mayores nos pensamos que somos los sabios y, en realidad a veces quien nos da una muestra de sabiduría son los peques, con lo que aquella frase que dice, nunca olvides que tienes el niño dentro, es una verdad como una catedral.
    Un saludo!

    Responder
  3. A veces, olvidamos que los niños de ahora son nativos digitales. Es decir, que ya se comunican en un lenguaje audiovisual e interactivo que a los que somos más mayores nos ha costado aprender.

    Responder
  4. Como profesor frustrado que no fui te comento que sí, mola mucho explicar a mentes abiertas cualquier tipo de concepto. Diferente es cuando llegan a la ESO, cuando se han convertido en garrulos dispuestos a hacerte llorar en el atrio y a humillarte si pueden (educación moderna).

    Con respecto a la sinceridad creo que siempre es lo más importante. ¿Cómo vas a mejorar si tu público sea quien sea no te dice la verdad sobre lo que opinan? De ese modo solo conseguirías clientes fantasma que huyen sin darte pistas de lo que haces bien o mal. O mal y mal, como parece ser mi caso jeje

    Y sin duda muy inteligente lo de poner en el artículo del día anterior una anticipación del de hoy. Menos mal que te leo una vez a la semana y no me dejaste con las ganas :P

    Responder
  5. Pues a mi me pasa que me hacen recordar cosas y situaciones que tenia casi olvidadas.
    Ellos son muy observadores y conservan todos los sentidos intactos.
    Desafortunadamente los mayores los vamos perdiendo.

    Responder
  6. Enhorabuena por el post Carlos,

    Y verdaderamente me siento identificado, y querría añadir que los niños, en concreto el mio, son implacables, si logro conseguir su atención con una historia o lo que sea, más vale continuar la historia con el mismo ritmo, si no te deja tirado y continua el mismo por su cuenta.

    Los niños son Inventiva y Creatividad en estado puro(100%), también se pierde con la edad en muchos casos.

    O sea que perdemos que la mayoría perdemos en Inventiva, Creatividad(yo no claro;) ) sinceridad, memoria, no nos maravillamos con facilidad, nuestra mente se cierra, … – Quien volviera a ser niño, verdad, al menos de los hombro para arriba.

    Responder
  7. Muy buen tema Carlos. Es muy importante como un tema que no es directamente relacionado al marketing se convierte en toda una atracción.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *