Lo mejor y peor de mi 2019

A un día de 2020 es posiblemente un buen momento para echar la mirada atrás y hacer un análisis rápido de los últimos 12 meses.

Hace 12 meses todavía estaba escribiendo este blog desde Alicante. Ahora lo estoy haciendo desde mi cocina en Alemania. No tenía ni la más mínima sospecha un año atrás que mi vida iba a dar un giro importante.

icebergDerechos de foto de Adobe Stock

Ahora mismo no te sabría decir sin más si ha sido un buen año. Posiblemente hace falta que redacte estas líneas a continuación para averiguarlo.

Lo peor de 2019

Dejar atrás España no ha sido fácil. Hemos vivido 11 años felices. Los primeros 5 en Madrid y los últimos 6 en Alicante. Nuestros hijos han nacido y crecido sus primeros años de vida ahí. Para ellos España es más su tierra que Alemania. Echan de menos el país y su gente. Nosotros también.

Siempre hemos sido conscientes que vivíamos en un lugar donde otros pasan sus vacaciones. Como siempre en la vida empiezas a realmente apreciarlo cuándo ya no tienes la playa a 10 minutos de distancia en coche. En otoño, invierno y parte de la primavera no es el buen tiempo que te sube los ánimos en Alemania.

A nivel de negocios por fin he aceptado que el e-commerce tal cuál lo tenemos montado no es viable. Es algo que no he querido ver durante mucho tiempo porque en mi mundo la constancia y hacer las cosas bien tarde o temprano siempre te ayudan alcanzar la meta. Me he dado cuenta que esto en ocasiones no es suficiente.

Lo mejor de 2019

Volver a Alemania también ha significado volver a tener más contacto con amigos de toda la vida y estar cerca de la familia. Con excepción de mi madre que hace 5 años se había mudado también a Alicante todo siguen en la región de Colonia. Mis suegros viven a poca distancia de nosotros por lo que nuestros hijos han cambiado a la Yaya por Oma y Opa.

Alemania me ha abierto un abánico de posibiliades a nivel profesional. Desde aquí es fácil compaginar vida familiar, proyectos propios y trabajos como consultor freelance. En estos momentos hay un nivel de demanda tan elevado que hasta fines de junio prácticamente no tengo capacidad para llevar nuevos clientes de forma directa.

A nivel de ingresos estaré facturando más de 150.000 euros hasta mitad del año. Luego se suma el negocio que llevará mi equipo desde Beguerrilla que de momento es mucho más pequeño en relación pero únicamente porque acabo de empezar con esta parte con el primer cliente que se activará en enero.

2020 será un buen año para nuestra familia. No dudo que tendremos una vida feliz en Alemania.

Por si ya no tenemos la oportunidad de hablar en 2019 te deseo lo mismo para tí y tus seres queridos. Tengo ganas de ver lo que nos espera en la próxima década.

Stay tuned.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *