fbpx

Libertad de expresión

La libertad de expresión es un gran privilegio que nuestros antepasados han logrado haciendo grandes sacrificios. Es un derecho que conlleva gran responsabilidad.

Es un derecho fundamental del ser humano libre. No todo el mundo tiene este privilegio. Dependiendo de la parte del mundo en la que vivas este derecho se ve recortado. Hay personas que sufren represiones por expresarse sin filtros. Arriesgan su vida por el hecho de vivir en países que tienen otra definición de libertad que nosotros.

RespectDerechos de foto de Fotolia

La mayoría de nosotros que hace uso de esta libertad de expresión se ha olvidado de una cosa esencial. Cada derecho conlleva una gran responsabilidad: el uso adecuado del mismo. Nos olvidamos que palabras son armas e imágenes pueden hacer explotar una bomba.

En ocasiones se maquilla la provocación con la libertad de expresión. No todo vale. No todo se puede esconder detrás de este derecho fundamental de las personas. La humillación tampoco es una justificación para la venganza y menos de forma tan radical como lo hemos visto en el pasado. Faltan las palabras para describir esta profundidad oscura del ser humano.

Cada vez que alguien hace uso de su derecho de libertad de expresión corre el riesgo de herir los sentimientos de un tercero. En ocasiones hablamos con fundamento y en otras para fastidiar. Nos olvidamos que callarse la boca es un don muy poco apreciado en esta sociedad donde muchos hablan por hablar. Es un arte opinar sin parecer un idiota. Es evidente que no siempre podemos estar de acuerdo en todo pero… Se puede expresar la opinión sin dañar a nadie. En una sociedad donde tenemos tantas libertades a veces nos olvidamos de las cosas básicas: el respeto mutuo.

  1. No sé por dónde empezar. He escrito bastante sobre esto, y comentado más. Sinceramente, creo que en España no tenemos Libertad de Expresión, le joda esta opinión a quien le joda. Porque cuando para comentarios simétricos se obtiene una respuesta asimétrica, que a veces suele incluir pasar por la justicia, entonces no se tiene libertad de expresión.

    Tampoco se tiene si no se puede grabar a la policía en la calle, opinar sobre discursos políticos o expresar una creencia que puede llegar a molestar a otra persona.

    Y te pongo un ejemplo muy importante para mí: alguien que cree en la iglesia católica, para mí, no es muy desarrollado ni inteligente. Eso sí, pelearé por su derecho a seguir haciéndolo y expresarse como católico aunque no tenga ni idea de por qué lo hace o aunque no pueda llegar a comprender sus motivos. Porque sus motivos o su modo de pensar no me importa. El que pueda expresarlo, sí.

    Hay autores que, cuando les escriben en su blog “Este texto me ha parecido malo” se lo toman como un ataque personal, y hacen uso de su poder para borrar el comentario sin pensar que es la opinión de una persona. Como puede ser la opinión de una persona que un político sea un mentiroso, malo o, peor, imbécil.

    Y no se trata de insultos o provocaciones. Yo no entro en una iglesia a llamar tontos a todos. Simplemente, no entro en una iglesia cuando en ella se está actuando para los fieles. Lo que hagan dentro no me incumbe, y me importa entre muy poco o nada lo que puedan llegar a opinar de mí.

    En un país con libertad de expresión, el gobierno no puede temer la opinión del pueblo, sea cual sea. Y, si la teme y la reprime, la prohíbe y la penaliza, entonces se acaban los derechos fundamentales.

    Me estoy leyendo un libro maravilloso llamado “La doctrina del Shock”. En él se explica lo que está ocurriendo ahora mismo en países como España o Ecuador, cómo el primer paso para que el rico tenga un poco más es hacer que el que tiene menos no tenga voz. Soy la persona menos conspiranoica que conozco, y todo lo someto a duda, pero cuando un libro de 1000 páginas tiene 100 exclusívamente dedicadas a la bibliografía, entonces acabo por convencerme de que lo que relata es cierto.

    Y relata con tintes trágicos qué es lo que está pasando en España desde la perspectiva de Chile, de Irak y de otros tantos países en los que la Libertad de Expresión se dio una vez por hecho.

    Que no se dé en este país porque, al parecer, nos la tenemos que volver a ganar como hizo la generación de mis padres.

    Responder
    • Hoy no puedo responder a todos tus puntos porque creo que es más largo que el post. Gracias! ;)

      Quiero destacar una parte. “Yo no entro en una iglesia a llamar tontos a todos.” Eso es justo lo que algunos hacen. Para mi eso no es libertad de expresión, sino provocar. Libertad de expresión es “no creo en Dios”. Hay una diferencia importante entre ambos acercamientos al asunto.

      Responder
      • Muy de acuerdo. El problema que veo yo es que los mismos que luchan por lo que ellos llaman “libertad de expresion”, son los que luego establecen qué ha de ser “libertad de expresion” y cuáles son los límites. Vamos, que son juez y parte.

        Yo tampoco soy creyente, pero me revienta ver que se le falte el respto a los que los son, sean cristianos, musulmanes, o lo que sean. He recibido muchas criticas porque cuando mucha gente dijo hace poco “Yo soy Charlie”, yo dije abiertamente “Yo no soy Charlie”. Y muchos me dijeron que por eso “apoyaba a los terroristas”. A esos les llamo abiertamente imbéciles, y no les estoy faltando, les estoy definiendo. Muchos igual no están de acuerdo con mi razonamiento de por qué les defino así. Si alguien es capaz de sacar la conclusión de que si yo digo “Yo no soy charlie” es que apoyo a los terroristas es que, como mínimo, le flata un hervor.

        Mi razón para no ser Charlie es que aún denunciando las brutales y salvajes acciones terroristas, y mucho menos justificándolas, no soy capaz de apoyar a un medio/individuo que se escuda detrás de unas (supuestamente graciosas) viñetas en las que llama idiotas a todos los musulmanes y los ridiculiza, poco menos que les llama asesinos y dice que el Corán es una mierda. No están obligados, ni mucho menos a apoyarles, pero han de respetarles. Ya que entre otros son los primeros que piden que les respeten.

        Hace poco más de un año, esta misma revista, Charlie Hebdo fue llevada a juicio por “incitar al odio racial” por hacer una broma de que el hijo de Sarkozy se iba a convertir al judaísmo para obtener ganancias financieras. Charlie Hebdo fue en realidad llevado a juicio por cargos de “incitar al odio racial” por hacer una broma de que el hijo del entonces presidente Sarkozy se iba a convertir al judaísmo para obtener ganancias financieras. El mismo Hollande que abanderó, muy convenientemente para él, la cruzada pro libertad de expresión un día después de los atentados, argumentando que no se podía limitar esta libertad, decía un par de días después que “hay que poner limites en qué está bien y qué no” cuando un radical de la derecha francesa hizo una broma al respecto del holocausto, y buscando fuera castigado. Muchos de los que defendieron a Charlie, han pedido en Canarias que prohiban a una Murga/Chirigota en Carnavales cantar una canción donde se mofan de los gays.

        ¿En qué quedamos? Desde el momento que para un sector es innegociable que se le falte el respeto, y para otros es legitimo, mal vamos. ¿Es un gay o un judío más “respetable” que un musulmán o un cristiano? No debería. Deberían ser ambos igual de respetables.

        La solución es fácil: Libertad de expresión, sí. Respeto, también.

        Perdón por el tocho, no lo he podido evitar :) Odio la hipocresía.

        Responder
  2. “No existe verdadera libertad de expresión sin derecho u ofensa permitida. Sino esa libertad se veria siempre recortada a modo de censura por parte de los poderosos que serian quienes marquen que ofende y que no. Es la sociedad civil libre la que sin injerencia alguna debe decidir como expresarse y como pensar”

    Esto que es tan fácil de entender, es muy difícil de practicar, la libertad de expresión empieza en uno mismo y el insulto ha de acabar en el juzgado.

    Hay que respetar a las personas, jamás a las ideas. Yo no me hago responsable si alguien es tan dogmático y cerrado que un ataque a sus ideas se lo lleva al terreno personal, lo único que demuestra es falta de madurez por su parte.

    La humanidad es una rueda, y su avances se producen gracias a la interacción constante de fuerzas opuestas que la mantienen en movimiento.

    Creo firmemente que cuando Aristóteles dijo aquello de: La virtud está en el medio, se refería al hecho de vivir en la tensión constante de dos fuerzas opuestas, ya que cuando sólo tengamos la virtud (el medio) esa virtud será ambos extremos y dejará de ser medio.

    Me alegro mucho, de que se hable tanto de libertad de expresión los últimos días, de que se vuelva a citar a Voltaire, a pensar en Hume o en Sartre.

    Parece una tontería pero ya no pensamos en nosotros mismos, no nos planteamos de verdad la bondad ni la coherencia de nuestras acciones con nuestros pensamientos, y muchísimo menos los extrapolamos a un plano general para debatirlos y modificarlos.

    “La doctrina del Shock” le tenía muchas ganas, sobre todo como curiosidad profesional. A ver si me hago con él :).

    Buenos días!

    Responder
    • Estoy de acuerdo Chus que es inevitable ofender a personas expresando tu opinión. Existen matices importantes. Puedes criticar una idea o una persona. Puedes destruir verbalmente una idea pero con ello no atacas a nadie a nivel personal. Lo que ocurre es que hay personas que se toman la critica de forma personal. Es muy complicado separar ambas partes y más si eres defensor apasionado de la idea… Lo malo es que muchas veces no se critica con respeto sino para atacar y fastidiar.

      Responder
  3. Personalmente creo que si hay libertad de expresión, lo que no hay es el conocimiento de aceptar las consecuencias, ya sean legales o de acoso social por decir lo que piensas.

    Otro problema asociado a decir lo que piensas, es rápidamente se simplifica lo que dices y automáticamente se te coloca una etiqueta que no necesariamente tiene que responder a tu imagen.

    Pero en todo caso, y volviendo al tema de la libertad de expresión, creo que cada cual ha de decir exactamente lo que piensa, y sino te gusta te resignas. Pero para llegar a este nivel, tendríamos que ser todos los suficientemente inteligentes para distinguir a un idiota con pintas a una persona que razona una opinión, y desgraciadamente esta virtud está cada vez menos extendida.

    Responder
    • Estoy de acuerdo Jose. Mi punto era que hay muchas personas utilizan como excusa “la libertad de expresión” para decir cualquier tonteria.

      Responder
  4. No me voy a extender en argumentar lo porque creo esta todo dicho, pero estoy muy de acuerdo… Carlos tu último post es maravilloso.
    Gracias!!

    Responder
  5. Hola Carlos,

    Parte del problema es que cada quien tiene un concepto de “respeto” distinto. Basta con ver algunas de las acepciones que nos ofrece el DRAE:

    “1. m. Veneración, acatamiento que se hace a alguien.”
    “4. m. miedo”

    Así tenemos a unos que esperan que los veneren y a otros que piensan que, al comportarse con respeto, el público pensará que son cobardes.

    Hay que llegar hasta el final, para conseguir el significado al que te refieres:

    “8. m. pl. Manifestaciones de acatamiento que se hacen por cortesía.”

    Por otro lado, te hubiese quedad mejor citar Ben Parker (el tío de Spiderman)

    “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *