Las pequeñas mentiras que utilizan los marketers para vender más

Las marcas y empresas nos cuentan historias que no siempre tienen que reflejar la realidad. En ocasiones incluso acaban creyéndose sus propias pequeñas mentiras.

Cuando consumo de manera voluntaria o involuntaria contenidos de marcas y empresas a veces tengo la sensación de estar en un show de algún mago de Las Vegas. Los marketers detrás de estas campañas son capaces de vendernos mensajes que no son verdaderos como la realidad.

Mentiras de los marketersDerechos de foto de Fotolia

En la gran mayoría de los casos se trata únicamente de pequeñas mentiras. Incluso diría que algunas marcas y empresas ni lo perciben así. No consiguen quitarse las gafas rosas que llevan encima a la hora de describir todas las virtudes de sus productos y servicios.

El uso de los superlativos en los contenidos comerciales

En el mundo de los negocios hay que dejarse de tonterías y venderse. Lo que a nivel personal a veces cuesta, no parece ser un gran esfuerzo para la gran mayoría de los negocios. La modestia no sirve a la hora de captar la atención de los clientes.

  • “Tecnología más avanzada”
  • “Líder del mercado”
  • “La mejor atención al cliente”
  • “Los más innovadores del mercado”
  • “Los precios más bajos”
  • “Pioneros en el sector”

La filosofía de las empresas a la hora de utilizar estas expresiones es que hasta que no demuestre nadie lo contrario no hay que preocuparse. Si soy el primero en decir que soy pionero en algo por lo menos en reclamar esa posición ya lo soy. Existen ciertas leyes que prohíben el uso de superlativos a la hora de hacer publicidad. En mis inicios en Alemania p.ej. tuve que pagar una multa de 2.000 euros por haber utilizado en un logo de un directorio la frase “los mejores psicólogos de la red”. Por suerte en España todavía no hay tantas demandas por este tipo de asuntos.

La presentación de cifras redondeadas y una interpretación errónea deseada  

Siempre digo que no te debes fiar de ninguna estadística que no hayas falsificado con tus propias manos. Sobre todo los gobiernos de los diferentes estados son verdaderos expertos en este campo. Sobre todo cuando se trata de datos del paro o crecimiento de la economía hay un margen importante para maquillar las cifras. En la situación que estamos en España incluso para los políticos ha sido una tarea imposible adornar los datos de los últimos años.

Los emprendedores en start-ups también son verdaderos artistas a la hora de presentar sus datos. Siempre es fácil convertir una cifra de 50.000 usuarios en “estamos de camino para alcanzar los 100.000 usuarios”. Al final no has mentido pero la intención que tienes es que la interpretación de esta frase sea que ya los tienes. Coguan en este sentido no ha sido mucho mejor. Durante un tiempo presentábamos en presentaciones para clientes una cifra de inventario de 1.500 millones de impresiones publicitarias que movíamos cada mes. Este dato era real pero el “pequeño” detalle era que únicamente vendíamos el 10% del volumen total. Si alguien nos preguntaba dábamos todos las cifras pero evidentemente lo que se pretendía era dar la imagen de ser un actor más importante en el mercado que realmente éramos en nuestros inicios.

La promesa del “todo es posible” y “esto ya lo hemos hecho mil veces”

Los comerciales venden productos que no existen. Esto ha sido así en el pasado y probablemente no desaparecerá en el futuro. La gran mayoría de conflictos internos tienen sus raíces en una venta que está basada en pequeñas mentiras para convencer al cliente. De un lado tenemos el lado comercial que no conoce bien el producto o interpreta sus funcionalidades de manera generosa y por el otro lado están los técnicos o programadores que en la gran mayoría de los casos se tienen que comer el marrón.

El departamento comercial ve justificado sus acciones porque la empresa tiene que vender y ellos son los primeros que reciben la presión para que esto ocurra. Si los mensajes de marketing envían el mensaje que “con nosotros todo es posible” al final se lo quieren creer también los propios trabajadores. Hay que encontrar un equilibrio haciendo el esfuerzo de entender las dificultades del comercial siendo técnico y al revés.

Las ganas de querer vender en ocasiones nos hacen adornar la realidad para que se convierta en lo que quisiéramos que fuese. Hay que tener cuidado para que los mensajes de marketing que no reflejan lo que eres o lo que puedes se conviertan en un bumerán. Esta disciplina es esencial para poder vender. Una campaña de marketing que logra llamar mucho la atención de una empresa que no tiene una oferta solida puede literalmente morir de éxito.

¿Cuáles son las pequeñas mentiras de marketers que has ido observando tú?

  1. Métodos para ganar 100.000$ al mes vendidos por 7$…

    Yo intento no vender eso, sino más bien intento enseñar a posicionar. Pero muchos otros no tienen tantos escrúpulos…

    Responder
  2. En eso som verdaderos expertos los de Apple en las presentaciones WWDC que hacen con cada serie de nuevos productos.
    Es increíble como realzan virtudes de cosas que realmente son insignificantes pero te las venden co si fuera algo único. Todas las palabras hacía sus productos son con superlativos y diciendo siempre que no hay nada mejor. Incluso cuando añaden algo que ya estaba en otros sistemas, consiguen darle la vuelta para que parezca que ellos son los pioneros.

    Un saludo desde mi Iphone!! :-P

    Responder
  3. Además de las pequeñas mentiras, están los pequeños olvidos… Por ejemplo, lo de Coguan en la cabecera de este blog. No creo que te cueste más de 10 minutos cambiarlo por algo que haga referencia a Quondos, por ejemplo…

    Responder
  4. Como bien dices cada mago tiene su truco para vender y a veces engañar al cliente o consumidor, pero hoy en día creo que muchas marcas se pasan de la ralla con sus campañas y con lo de maquillar las cifras ya ni hablemos.

    Saludos.

    Responder
  5. Estoy totalmente de acuerdo con este artículo. Y creo que el mayor problema es que hay mucha gente que se acaba creyendo sus propias mentiras. Especialmente en el mundo de los negocios on line, he observado que mucha gente hace eso que comentas de fijarse sólo en las estadísticas que le son favorables, empiezan a dar mucho valor a esos “buenos” números, y a olvidarse cada vez más de que no están ganando dinero, o lo están perdiendo. Y el resultado… pues ¿cuál va a ser? Puede ser malo, o peor, pero nunca bueno. Así que yo creo que no hay que mentir, ni a uno mismo, ni a los demás.

    Por cierto, hay una película española de los años 50 que es buenísima, y que trata, precisamente, de las consecuencias que pueden generar esas “pequeñas” mentiras. Se llama Pequeñeces, y se la recomiendo a todo el mundo.

    Saludos

    Responder
  6. “Mejor precio online garantizado”. Si bien, quien suele anunciar algo así está dispuesto a igualar (o mejorar) cualquier precio inferior que aparezca en web, es imposible garantizar que el precio publicado en web sea siempre el mejor…

    Responder
  7. Muy valioso este Post.
    Considero que hay que ser realistas con lo que realmente queremos vender sin caer en “fantasías”. Por ello es importante equilibrar la manera en la que deseamos vender o promocionar un producto, por lo que es importante evaluar lo que realmente desea el cliente y lo que estamos dispuestos a ofrecer para satisfacer sus necesidades.

    Responder
  8. […] promesa del “todo es posible y esto ya lo hemos hecho mil veces” forma parte de las típicas mentiras de los emprendedores. Surgen en mayor y menor gravedad y con el tiempo algunos incluso acaban creyéndoselas. […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *