Las mejores malas ideas de productos increíblemente exitosos

“Eso es una idea terrible”. La mayoría descartarían un proyecto si alguien les lanzase esa frase. Para algunos emprendedores es una motivación para seguir adelante.

No creo en el concepto de buenas o malas ideas. La única diferencia está en la ejecución y en el factor suerte. De hecho creo que incluso las mejores ideas han sido clasificadas inicialmente como malas. Requiere valor ir en contra corriente y en ocasiones puede merecer la pena.

Malas IdeasDerechos de foto de Fotolia

Algunos ejemplos de malas ideas de productos exitosos

¿Qué te parece hacer jabón que parece caca? ¿Mala idea, no? Pues parece que alguien ya lo hizo y según las valoraciones incluso no le debe ir tan mal.

¿Qué tal crear un juego de cartas racista y políticamente incorrecto? ¿Mala idea? ¿Poco ético? Probablemente pero esto no le ha impedido a alguien hacerlo y ganar mucho dinero con ello. El juego se llama “Cards against Humanity” y se está haciendo viral en la red.

Prácticamente ya no quedan malas ideas que no se hayan inventado. ¿Un par de ejemplos? ¿Qué tal una figura de Arnold Schwarzenegger siendo obeso, una rueda de Hamster en tamaño humano, un replica de grasa humana o un muñeco de acción de Sigmund Freud? Si no me crees échale un vistazo a esta colección de “productos particulares”.

Las malas ideas no existen (y las buenas tampoco)

Las malas ideas no existen, únicamente la falta de valentía de ejecutarlas. Casi cualquier producto tiene su público mientras que sea atrevido y diferente. Un producto que compite con miles de alternativas que además es de baja calidad evidentemente no llega a ninguna parte.

Las malas ideas son buenas porque se pueden comercializar. Son más vendibles. A pesar de que 9 de 10 personas se echen a reír (o peor) y te toman por un chiflado o enfermo una acaba comprándotelo.

La creatividad no conoce ni fronteras ni malas ideas. Únicamente existen aquellas que funcionan y las que no. Hay las que llegan a tiempo y las que llegan tarde o demasiado temprano.

No existen buenas ideas porque todo depende de la ejecución y del factor suerte.

No existen tampoco malas ideas. Igual algún día tengo el valor de demostrarlo… ;)

  1. No lo tomes a mal, pero lo de escribir los post con el celular los deja algo cortos.

    Responder
  2. Pues me acabas de dar una mala idea, plagiarte de forma más o menos descarada para el post de mañana.

    Responder
  3. […] Carlos, permíteme que te tutee porque con chancletas, pantalón corto y camisa hawaiana no esta la cosa para formalidades, creo que la base de tu post es teóricamente cierta. […]

    Responder
  4. Siempre me acordaré de aquel emprendedor que montó una web para enviar purpurina por carta, se supone que a un enemigo. Éxito rotundo al hacerse viral.

    Responder
  5. Una idea no es una idea hasta que se plasma en la vida real. Que se venda mejor o peor es ya otra historia…

    Responder

Responder a David Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *