Las empresas extraordinarias no compiten, mejoran

Siempre sale el mismo ejemplo. Microsoft y Apple. Una está obsesionada por ser mejor y otra por mejorar. Adivina quién es quién.

Muchas empresas siguen sin entender de qué va esto. El juego no es ganarle a nadie. No se trata de ser mejor que empresa x. Ser mejor que tu competencia no te garantiza satisfacer las necesidades de tu cliente. No te garantiza que de la nada nazca un jugador nuevo que cambia por completo las reglas del juego.

competirDerechos de foto de Adobe Stock

Esto va de sobrevivir. ¿Cómo lo consigues?

Mejorando todos los días un poco. No fijarse en lo que hagan los demás sino en lo que es necesario para no quedarse fuera del juego.

Microsoft está obsesionada por ganarle Apple. Apple está centrada en desarrollar mejores productos. ¿Cuáles de las dos empresas crees que tendrá más futuro?

Las empresas extraordinarios no compiten contra otros. Compiten contra sí mismo.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *