La presentación más difícil de mi vida

Hoy he tenido que afrontar un reto desconocido hasta entonces. Ha sido la presentación más difícil de mi vida.

He realizado ya un par de ponencias en mi vida. Siempre estoy nervioso pero he llegado a un nivel donde no me cunde el pánico. He logrado hablar delante de cerca de 700 personas en un “Curso para bloggers para emprendedores y gente en paro” en Murcia sin que me tirasen del escenario. Incluso tengo la prueba grabada en video por si no me crees… ;)

Presentación Difícil Derechos de foto de Fotolia

Otra experiencia “extrema” en este sentido ha sido la presentación delante de unos 40 inversores alemanes en Hamburgo para levantar la primera ronda de medio millón de euros para Coguan. Únicamente 7 minutos para convencer con ayuda de 7 diapositivas. Hay gente que tarda más escribiendo un tuit…. :D

Nada en comparación con la experiencia que he vivido hoy. He estado la semana entera echándole en cara a mi mujer el estrés que me había causado esta presentación. Me dije a mi mismo que tengo que afrontar mis miedos. No podía esconderme antes este reto desconocido. No sabía para nada lo que me esperaba. El público iba a ser de lo más exigente. ¿De qué se trataba?

Pues de hablar delante de un grupo de 14 niños de 3-4 años en la guardería de mi hija. Nunca he estado tan nervioso en mi vida. El hecho de que esté escribiendo estas líneas muestra que he sobrevivido. Gracias a Dios. Mañana os cuento como lo he logrado y las lecciones valiosas que me he llevado de esta media hora de presentación con los peques. :)

  1. Hola Carlos!
    Eso se demuestra que hasta incluso los más experimentados tienen que salir de su zona de confort para tener experiencias nuevas.
    Un saludo!

    Responder
  2. Por suerte nadie con iPhone Javi.

    Totalmente de acuerdo Jony. Cuando llegue el momento en el que ya no tenga ganas de salir de mi zona de confort habré muerto… ;)

    Saludos!

    Responder
  3. Carlos Bravo: voy a estar atento al próximo post.
    Seguramente aprendiste mucho ;).

    Responder
  4. La verdad es que por muy viejo que se sea, nunca se pierde el pánico, como la pena frente a públicos numerosos; se aprende a manejar mejor los auditorios y los temas, pero la presión que ejercen los asistentes siempre sera igual, porque? porque estas personas no siempre son las mismas, son genios, aptitudes ya actitudes diferentes. Todo cambia.

    Responder
  5. Felicidades Carlos, muchos saldrían corriendo presas del pánico.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *