La diferencia entre ventas y marketing

Todo el mundo quiere ser el próximo Jeff Bezos y vender como Amazon. Nadie está dispuesto hacer el marketing que se requiere para llegar ahí.

Vale, venga. Seamos realistas. Ni tú ni yo vamos a ser Amazon. No es cuestión de falta de ambición. Los Google, Apple, Facebook, Amazon, etc. de este mundo los puedes contar con una o dos manos. Es como jugar a la lotería. Hay gente que le toca.

estilo de vidaDerechos de foto de Adobe Stock

Por qué las estadísticas están en contra de ti y tienes los días contados

Aunque en el caso de convertirte en un Google o Amazon hay mucho sudor, sangre y lágrimas detrás. Al final todo parece desde fuera un éxito del día a la mañana. La realidad es mucho menos glamurosa. Millones de emprendedores pasan por el mismo sufrimiento que los fundadores de grandes empresas pero no llegan nunca. Las estadísticas están contra nosotros. Es la pura realidad.

El ser humano tiene un problema. Tiene los días contados. Quiero decir. Todos tenemos una vida limitada. Por suerte no sabemos cuántos días nos quedan pero son finitos. Esto hace que de forma natural nuestro instinto nos dice que queremos las cosas para ayer. No hay paciencia y en mundo que se mueve cada vez más rápido ya ni te cuento.

Querer vender no es la solución

Si tienes un negocio todo el mundo quiere vender. Y tu cliente lo sabe. Sabe también que tu competidor quiere vender. Huele el miedo, la ansiedad, la urgencia que tienes por ingresar. Eso es todo menos atractivo para comprarte.

  • Vender es lanzar un negocio y centrarte en hacer campañas de Facebook Ads y/o Google Adwords para facturar desde ya sin tener en cuenta que existe un embudo de conversión.
  • Querer vender es estar obsesionado con los precios de competencia y buscar formas de siempre ser un poco más barato que ellos.
  • Buscar ventas demasiado temprano es no pensar en el cliente y nada más ver tu propio beneficio.

Vender desde ya en resumen es como querer sexo sin tener que ligar. Existe, tú y yo lo sabemos pero si buscas amor posiblemente tienes que enfocar el tema de forma diferente.

Deja de vender y permite que te compren

Es complicado cambiar el chip de vender a seducir. Siempre digo que uno de los primeros pasos es convertirte en tu propio cliente. Pensar, sentir y razonar cómo él o ella.

Esto te hará ver que el mundo no se gira alrededor de tu negocio y/o producto. Es más bien al revés. Antes de querer vender establece una relación de confianza.

  • Aporta valor a través de tus contenidos que generan felicidad, conocimiento y/o entretenimiento.
  • No compitas por precio ni por ser el mejor. Compite por ser diferente, por aportar algo único, algo que seduce y atrae.
  • Si quieres vender algo vende un estilo de vida, una sensación, el pertenecer a un grupo, una causa mayor, un destino, etc.

La diferencia entre marketing y ventas está en crear un negocio sólido o simplemente buscar el dinero rápido. No digo que estar centrado únicamente en vender no pueda dar resultados en algunos casos. Simplemente te digo que no es como a mí me gusta ver negocios.

Hacer marketing (del bueno) es complicado, lento, requiere dinero y/o tiempo y en ocasiones puede ser frustrante porque no ves los resultados a corto plazo. ¿Merece la pena? Yo creo que sí. Es así como estoy montando mi proyecto de coleccionismo. Ya te iré contando.

Stay tuned.

Etiquetas
  1. Este post me ha gustado mucho como lo has explicado.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *