¿Es mejor vender rápido con menos margen que sacarle más beneficio pero más tarde?

¿Cómo elegir el precio adecuado? ¿Es mejor esperar para ganar un poco más o tener más rotación de inventario. La respuesta no es tan obvia.

La cuestión es. ¿Ganar menos pero recuperar inversión o esperar un poco y sacarle más? Muchos lo tienen claro pero algunos siguen dudando. Siempre está el temor de haber vendido por debajo de lo que se habría haber conseguido.

pricingDerechos de foto de Fotolia

El caso de Daniel y Pedro que venden en Wallapop

En realidad la cuestión es otra. Veamos un ejemplo rápido.

Daniel vende muñecas de marca en Wallapop que ha conseguido de un proveedor a buen precio. A cada venta le saca únicamente 1,5 euros de margen pero vende en cuestión de 3-4 días lo que publica. En 30 días puede generar 30 ventas y sacar 15 euros de beneficio.

Pedro hace lo mismo comprando al mismo proveedor con las mismas condiciones. La pequeña diferencia es que no le gusta vender barato. Así que espera sacarle al menos 6 euros de margen a cada venta. Vende una muñeca cada 15 días. En 30 días ha ganado 12 euros de beneficio (2 ventas).

¿Está claro quién gana más, no?

Otras cuestiones a tener en cuenta

Cuando lanzas un proyecto o creas una marca tu estrategia de precios es una pieza fundamental de posicionamiento. A corto plazo puede tener sentido sacrificar ventas para que la gente te perciba como una oferta de categoría premium.

Personalmente no me ha gustado nunca un posicionamiento low cost porque requiere mucha disciplina en los procesos y estructuras ligeras para que el negocio funcione. A pesar de ser ingeniero industrial no es una de las cosas que más me emocione. Prefiero tener margen para hacer cosas e reinvertir en el desarrollo del proyecto sin necesidad de tener un volumen de ventas por unidades muy elevado.

Así que la respuesta a la pregunta no es tan obvia como el ejemplo de Daniel y Pedro puede hacer pensar en un primer instante. Una última cosa que hay que tener en cuenta es también esta. Bajar los precios siempre es factible. Aumentarlos una vez que ya hayas vendido más barato es bastante más complicado.

Bueno, esto han sido los puntos a favor y en contra. Estoy probando ambas estrategias en paralelo. Ya os iré contando… ;)

  1. ¡Hola Carlos!

    Como comentas, el precio siempre es un punto clave, no sólo por las ventas, si no también por la imagen. Al igual que también difiere mucho la estrategia de precios dependiendo de qué es lo que vendes.

    En el caso de Daniel y Pedro, creo que no me cuadra, quizás no lo esté viendo bien:

    - Pedro: vende cada 10 días = 3 ventas en 30 días -> 10(días)*3(ventas) = 30(días del mes)
    - Daniel: vende cada 3-4 días = 30* ventas en 30 días -> 3-4(días)*30(ventas) = ¿90 días?

    ¿No sería que Daniel consigue vender, si decidimos que vende cada 3 días, 10 productos? lo que serían 15 € de beneficio y no 45 €.

    Lo dicho, disculpa si no hice bien mi cálculo.

    En cuanto a la idea general del post, estoy en una misma situación. Ofrecemos un servicio mensual y el precio es una de las cosas que más nos da vueltas en la cabeza. Sabemos lo que hacemos, sabemos lo que ofrecemos, pero… ¿cuánto “valemos”?

    Al final hemos optado por una tabla de precios de 3 columnas. Creemos que hay bastantes clientes potenciales en la 1º columna (precio ajustado) que con una base les es suficiente. Mientras que, en las otras dos, es donde aportamos nuestro valor y experiencia, con un precio más acorde a ello.

    Un saludo y gracias por lo que compartes y nos haces pensar.

    Responder

Responder a Carlos Bravo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *