En negociaciones deja las cosas claras desde el momento cero

Las negociaciones forman parte de cualquier buen trato. Hay gente que les gusta y otros que huyen de ellas. Al final son necesarias y aportan valor si las haces bien.

A lo largo de estos últimos años he cometido muchos errores. Grandes y pequeños. Los grandes son menos graves en realidad porque suelen surgir por suerte con menos frecuencia. Al final los que más daño hacen son los pequeños porque en suma marcan la diferencia sobre el éxito y el fracaso.

negociarDerechos de foto de Adobe Stock

A veces es más importante saber en lo que no vas a invertir tu tiempo que al contrario. En negociaciones mal iniciadas ocurre algo que no beneficia a nadie. Una pérdida de tiempo importante. Me ha ocurrido más de una vez.

Mi conclusión es sencilla.

  1. Hay que tener claro lo que uno quiere sacar de la negociación antes de empezar.
  2. Hay que saber bien hasta qué punto en cambio de qué estoy dispuesto a bajarme los pantalones.
  3. Si de antemano no tengo claro que pueda haber un win-win para ambas partes muchas veces no merece ni empezar.

Para no ofender la otra parte muchas veces no dejamos claro desde el momento cero lo que queremos obtener como resultado de una negociación.

Si el otro se da cuenta que estáis muy lejos uno del otro es mejor no seguir. Así ambos salen ganando. Aunque sea únicamente el ahorro de tiempo… :)

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *