Empujar, empujar, empujar

Si pienso en estos últimos 12 años emprendiendo de negocios hay una cosa que no he parado de hacer. Se resume en tres palabras.

Si hay una cosa importante en más de una década emprendiendo es que la motivación no sirve para nada. Es cómo tomar alcohol para ser más valiente.

empujarDerechos de foto de Adobe Stock

No se trata de no tener miedo, sino más bien de afrontarlo de frente.

No pasa nada si no estás motivado a tope todos los días. Nadie lo está. Hay días donde me pregunto por qué siempre elijo el camino más complicado posible.

Lo que necesitas es tener rutinas y disciplina para llevarlas a cabo. Día sí y día también.

Empujar, empujar, empujar. Así se resume el trabajo continúo del emprendedor.

¡A darle fuerte! Seguimos.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *