El riesgo de ser diferente sin hacer el ridículo

¿Qué es más arriesgado? ¿Hacer lo mismo que los demás o correr el riesgo de hacer el ridículo probando cosas diferentes?

Es complicado. Hacer cosas diferentes digo. Viven cada vez más personas en este planeta con cada vez más capacidad creativa. Lo que igual consideras diferente ya se ha hecho en otras ocasiones. Lo que pasa es que igual todavía no te has enterado.

Ser diferenteDerechos de foto de Fotolia

Ser diferente tiene un precio

Si no se ha hecho nunca es que probablemente no sea una buena idea hacerlo. Al final hay muchas personas más listas que tú y yo así que es poco probable que no se le haya pasado a nadie por la cabeza antes. Es un riesgo querer ser diferente para destacar sin hacer el ridículo. Ser el primero tiene un precio. Antes de cruzar esa meta no sabemos si será positivo o negativo. ¿Habrá aplausos o burlas de personas que te dicen “eso ya te lo dije”?

Para hacer lo mismo que todos no lo hago. Hay que correr riesgos. Hacer el ridículo es lo menos grave que puede ocurrirnos en comparación con los golpes que te puede dar la vida. “Podría ser peor” no es un consuelo para todo pero una justificación para seguir siendo optimista cuando las cosas no van del todo como estaban previstas.

No llueve nunca a gusto de todos

Nos importa lo que piensan los demás sobre nosotros. Sobre todo los que opinan de forma negativa. Puedes tener a 99 personas que te estén diciendo que estás haciendo un trabajo extraordinario y una que te ponga a parir. Esta excepción de la regla no te va a dejar dormir y pondrá en cuestión todo lo positivo que los demás te han transmitido.

Cuando quieras hacer cosas diferentes siempre habrá gente que te va a intentar frenar. Las razones pueden variar mucho: la envidia de no haber tenido la misma idea antes, miedo al cambio o a todo que se salga de lo establecido y conocido. No vas a poder tener contento a todo el mundo. Es una tarea imposible.

Ser diferente o morir

Da igual si eres emprendedor o trabajador en una empresa. Ya no existen los empleos seguros sino únicamente personas reemplazables. Si quieres hacerte indispensable tienes que ser diferente al resto. Tienes que tener algo único que el resto no tenga. Encontrarlo no será fácil porque tendrás que salir de tu zona de confort.

Puedes considerar la vida un riesgo porque cada día existe la posibilidad de que mueras. Te escondes en los rincones de tu habitación para evitar que te atropelle un coche o que te atraquen en pleno día en la calle. También puedes considerar la vida como un oportunidad. Una oportunidad para vivir experiencias únicas. Para sufrir, reír y alegrarte sobre cada experiencia que vayas acumulando. Es tu decisión.

Cuando lo hagas, hazlo diferente.

  1. Creo que es mejor enfrentarnos a hacer el ridículo a ser exactamente iguales que el resto y no destacar entre la multitud.
    De hecho hay quien hace del ridículo su nicho de mercado. Así que aunque no sea ese nuestro objetivo, todo lo que suponga llamar la atención me parece positivo. Y si encima conseguimos que las cosas salgan bien, el resultado es redondo.

    Responder
    • Por defecto ser diferente no siempre tiene que ser bueno. A veces también se puede llegar a hacer el ridículo. Aún así, lo peor que te puede ocurrir es dejar indiferente a las personas. Marketing son emociones. Para bien y para mal…

      Saludos!

      Responder
  2. Que tal Carlos, cómo va todo?

    Definitivamente hay que ser diferentes, no para llamar la atención sino para alentar a más personas a serlo.

    Hay mucha gente que sigue el camino establecido por la sociedad y no se animan a hacer nada fuera de lo normal. Las personas que se arriesgan a ser diferentes viven más experiencias bonitas y enriquecen su vida.

    Creo que no se puede ser diferente sin hacer un poco el ridículo pero qué sería la vida sin un toque de locura?

    Saludos a toda la comunidad de marketing de guerrilla y están invitadísimos a mi blog http://www.confiatividad.com

    Responder
    • Me quedo con esta frase de tu comentario Yeferson. “¿Creo que no se puede ser diferente sin hacer un poco el ridículo pero qué sería la vida sin un toque de locura?”
      Totalmente de acuerdo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *