El “angst” y la “furcht” del emprendedor o cómo superar el miedo si montas una start-up

Todos tenemos miedo. El emprendedor vive todos los días con ello. Si no aprende a superarlo se verá frenado en la realización de su proyecto y las peores pesadillas se convertirán en realidad.

Juan Corbera describe en su blog el miedo consciente e inconsciente que puede tener un emprendedor o cualquier persona en su vida. Curiosamente en alemán existen dos palabras: “Furcht” (miedo consciente) y “Angst” (miedo inconsciente) para ello. El miedo puede llegar a frenar y paralizar a un emprendedor.

El angst y la furcht del emprendedor

Ventajas y desventajas del miedo para el emprendedor: angst y furcht

La calidad de vida baja y lo que se supone a ser “vivir el sueño” se convierte en una pesadilla. El angst puede llegar a crear un círculo vicioso que empieza en la cabeza pero se puede convertir en realidad:

  • Enfadarnos con socios o trabajadores importantes porque no están tan involucrados como nosotros.
  • Perder familia amigos y pareja porque ya apenas les dedicamos tiempo.
  • No llegar al objetivo, cerrar la empresa con deudas y no saber cómo salir de la situación.

No siempre tiene que ser así. La furcht nos puede proteger y darle la vuelta dos veces a las cosas:

  • Hacer una planificación más conservadora para no morir cuando surja algún imprevisto.
  • No fiarnos de nadie y protegernos con contratos para evitar que nos tomen el pelo.
  • Ser proactivos en nuestras acciones y estar siempre un paso por delante de nuestra competencia.

Mis 5 claves para superar el miedo cuando montas una start-up

Si no puedes dormir por la noche porque has dado el salto y estas montando tu start-up no eres el único. Al principio he pasado muchas noches en vela porque le tenía miedo al fracaso. El sentimiento de no llegar al objetivo y decepcionar no desaparece nunca del todo. Ahora “está de moda” fracasar porque es el paso “necesario” para llegar al éxito. Os aseguro que yo no quiero pasar por ahí y probablemente no seré el único. Los siguientes puntos me ayudan de superar mis miedos y me permiten afrontar problemas de una manera más rápida:

1. Comparte experiencias con otros emprendedores: somos humanos. Ver y entender que otros están pasando por exactamente lo mismo que nosotros, nos hace sentir mejor. En algunos casos pueden estar ya en una fase avanzada que tú y te pueden dar consejos para avanzar de manera más rápida. Aún así en muchos casos repetimos los mismos errores porque también somos cabezotas y nos gusta hacer nuestras propias experiencias.

2. Asume las consecuencias aunque sean dolorosas: cuando las cosas no van como previsto es importante afrontar la realidad con todas sus consecuencias. Simplemente esperar que las cosas mejoren milagrosamente hace que realmente empeoren. Asumir consecuencias duele pero es necesario tomar decisiones en cuanto antes para redirigir el barco en la buena dirección. El tiempo es oro, así que una vez que hayas hecho el paso te sentirás mejor.

3. Busca distracción de tu empresa: sigue sin funcionarme realmente bien. No llego a desconectar del todo nunca. Lo que más se acerca son los entrenamientos de 20-35 kilómetros cuando salgo a correr para sacar el estrés del cuerpo. No tienes que correr maratones pero es importante que encuentres una actividad que te permita ver otras cosas de vez en cuando. No permitas que tu start-up se convierta en una obsesión que te afecta la salud.

4. No te cierres la puerta a un segundo intento: no tengo ni un euro ahorrado. Me he metido al 100% en Coguan sin tener un plan B a mano. Mi situación es mucho mejor que la de otros emprendedores que se tienen que endeudar para poder iniciar la aventura. Cuando las cosas no van bien, el sueño se puedo convertir en una pesadilla. Javier Echaleku ha demostrado que incluso en estos casos se puede seguir adelante. Si puedes no te cierres la puerta para un segundo intento. Está bien arriesgar pero todo tiene sus límites.

5. “No pasa nada”: si tus miedos se convierten en realidad y te has dejado la puerta abierta para un segundo intento no pasa nada. La vida sigue. Eres lo suficientemente bueno y capaz para hacer cualquier cosa que te propongas. Incluso si un fracaso inicial te dificulta un segundo comienzo puedes salir de ello si trabajas duro y confías en ti. No permitas nunca que el final de un proyecto haga dudar de tus capacidades.

No tener miedo probablemente te lleva al fracaso más rápido sobre todo si no tienes experiencia como emprendedor. Tenerlo es normal y tiene su lado positivo. El arte consiste en poder superarlo para no dejar de frenarte y no perder en calidad de vida porque siempre estas preocupado.

  1. Mi gran problema es no tener una idea, y el segundo en no saber si la idea (cuando las he tenido) tendrá futuro… reinventar la rueda, tener una idea innovadora, apostar a lo desconocido, falta de dinero, una motivación, conseguir algo que realmente te guste y por el cual pierdas el sueño sin que duela, son cosas que a mi, que ando en busca de mi “primer millón” me han frenado en los últimos años. Creo que eso me ha traído hasta tu blog, recién comienzo leyendo sobre marketing, y me ha encantado.

    Saludos desde Venezuela

    Responder
  2. Gracias, ahora me siento menos sola…
    Creo que debo empezar a practicar el punto 1. He estado tan ocupada resolviendo el resto que se me habrá olvidado ;)

    Responder
  3. quedarse con tu familia te ayuda también para relajar un poco. normalmente ;)

    Responder
  4. Una realidad de las “start-ups” bien reflejado. Pero es que muchas veces esto es como el “farwest” y más el e-comerce. Bss Acaramelada

    Responder
  5. uufff amigo me siento un poco mejor yo empredí un sueño de vender libros usados en un blog pero nada el miedo me tiene paralizada y tú reflexión sin querer has provaocado lágrimas, en fin … graciasssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

    Responder
  6. Creo que el miedo se puede controlar teniendo un plan escalable, es decir, a más inversión más ganancia si va bien, pero que si vaya mal no te deje en la ruina. Aunque no siempre es posible

    Responder
  7. Para mi, mi principal miedo fue el QUE DIRÁN, al la hora de emprender, a veces tiene uno miedo a lo que los demás pensarán si la cosa no funciona, “EL QUE SABE MUCHO Y QUEBRÓ RÁPIDO”, “COMO SE LE OCURRE PONER UN NEGOCIO AHÍ”, “ERA OBVIO QUE NO FUNCIONARIA” expresiones parecidas a eso, y aunque uno se trate de dar ánimos internamente como del tipo SI SE PUEDE, TODO INDICA QUE SI, etc etc, el miedo sigue, pero lo mejor, es intentarlo, eso si, siempre he sido partidario de que si intentamos algo que sea sustentado bajo criterios objetivos, como pequeños estudios de mercado, así , sencillos, y subjetivos, como nuestra intuición.

    Lo interesante de animarse al inicio es, que una vez se logra saltar una cierta barrera mental del miedo, las siguientes serán mas fáciles de lograr, haaa, y eso si, ya tenemos ahora la ventaja de la experiencia.

    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *