El activo de la generación perdida

Formo parte de la generación perdida. No tengo un lugar geográfico que pueda llamar “casa”. A cambio he recibido un activo que me da superpoderes.

Soy de aquellos que piensa que por desgracia no se puede solucionar todo con una “correcta” educación en esta vida. Mis 2 hermanos en total suman 8 hijos. El mayor de ellos tiene 31 años y el más pequeño todavía no ha cumplido 6 años (los hijos no mi hermanos :) ).

Generación PerdidaDerechos de foto de Fotolia

A pesar de haber recibidos todos una educación muy parecida, todos son caracteres totalmente diferentes. Algunos muy estudiosos, otros más deportivos y también algunos muy rebeldes. Así que aunque hagas exactamente lo mismo con todos ellos no vas a tener ningún tipo de garantía de que te van a salir igual (por suerte).

Aunque no haya garantías siendo padres por aplicar ciertas fórmulas o no, estamos obligados de dar todo lo que tenemos para que puedan encontrar toda la felicidad del mundo. O eso es lo que pienso yo.

He crecido en una cultura de inmigración. Te das cuenta que eres diferentes porque tus padres se llaman “Gastarbeiter” (“trabajadores huéspedes” si lo traduces literalmente) y tú te llamas “Gastarbeiterkind” (hijo de “Gastarbeiter”).

Esto ya implica en el término que algún día te vas a volver a casa por lo que intentas de nunca acomodarte demasiado dónde estás. Cuando eres hijo de españoles nacido en Alemania con el tiempo te das cuenta que realmente no sabes dónde se encuentra ese lugar llamado “casa”. Formo parte de una generación perdida que ha encontrado su lugar cuando está rodeado de las personas que les tiene cariño haciendo las cosas que siempre ha querido hacer en su vida. Ahora por fin he llegado a casa.

A pesar de no tener un lugar geográfico en la vida que considere mi epicentro emocional he ganado mucho a cambio. Tengo un activo increíblemente valioso en mi vida. He nacido con dos idiomas.

Una de las cosas que nunca entenderé es la falta de implicación de algunos padres que forma parte de la generación perdida para que sus hijos hablen el idioma de sus abuelos. Creo que es falta de disciplina y/o pereza. Nadie dice que sea fácil pero está claro que merece la pena.

Igual es fácil para mi decirlo ahora que juego con una ventaja importante siendo padre. Vivo en España y he estado practicando el idioma que siempre me ha costado un poquito los últimos 6 años viviendo y trabajando en España. Mi mujer es alemana por lo que nuestros hijos están creciendo con ambos idiomas. Todavía no son conscientes de ello pero están obteniendo un activo que con el tiempo les dará unos superpoderes. No se trata únicamente de hablar alemán y castellano de forma fluida sino también la facilidad que van a tener para aprender nuevos idiomas si se lo proponen algún día.

No me podría perdonar como padre de no haberles transmitido este activo a mis hijos teniendo la posibilidad de hacerlo. Ellos también forman parte de una generación perdida. Tienen padres que provienen de 2 países con familias de 2 culturas diferentes. Van a tener que elegir su sitio en este mundo. No quiero que el no dominar un idioma u otro les obligue a situarse en un lado por falta de opciones.

  1. Claro que si Carlos. Te entiendo perfectamente, no porque sea padre (aún estoy muy joven (:) sino porque mi hermana ya es madre y vive en Canadá. Junto a su esposo, han vivido 2 años y medio y ya dominan el francés y el ingles. Ahora que son padres, planean enseñarles a Santiago (mi sobrino) estos idiomas para que en un futuro tenga muchas herramientas. Sé que será difícil o al menos lo imagino, porque aprender tantos idiomas al mismo tiempo es complicado, pero con el método correcto estoy seguro que lo lograrán. Espero que tú también puedas inculcarle a tus hijos el alemán y el español para que se adapten mucho mejor a sus dos culturas. Me gustaría compartir este artículo que escribí en mis inicios como bloguero porque compartimos un mismo punto de vista y es la importancia de invertir en nosotros mismos. https://confiatividad.wordpress.com/2014/12/03/invierte-en-ti-mismo/ Espero que no haya problema. Un gran saludo desde Colombia. Excelente web Carlos, muy inspiradora.

    Responder
  2. Yo nací en Ucrania y todavía no encontré dónde aplicar el ruso. Sin dudas algo cambia en tu mente cuando hablas dos idiomas, quizás es más fácil incorporar un tercero o un cuarto. De todas formas, creo que una cosa es lo que sucede cuando eres niño-adolescente en donde estás a la merced del estilo de vida de tus padres y otra cuando ya escojes cuando eres adulto cuando ya escojes tu camino. El problema es que irónicamente, cuando ya puedes decidir es cuando más cuesta absorber un idioma, siendo chico es muy fácil aprender varios al mismo tiempo.

    Gran porcentaje de las personas solo conocen un idioma y he ahí, son felices igual, creo…

    PD: Los apellidos en Europa fueron creados por las profesiones de las generaciones anteriores? Creo que mi apellido tiene el nombre de un pueblo europeo, pero nunca investigué si significaba una profesión.

    Responder
  3. Yo nací en Australia donde mi madre se crió aunque tanto ella como mi padre son españoles.

    En mi infancia estuve durante una temporada de aquí para allá, pero gracias a eso ahora tengo un inglés nativo, lo cual me ha ayudado mucho a encontrar trabajo.

    Tengo un hijo de 4 años (y una niña que nace el mes que viene). Estoy intentando hablarle siempre en inglés a mi hijo ya que estoy de acuerdo contigo que eso será un beneficio para él, pero al no haberle hablado en inglés desde el principio me cuesta bastante y mas al ser yo el único que habla inglés ya que mi mujer es española.

    Se que si no lo hago al final me arrepentiré.

    Responder
  4. Además de los idiomas humanos, hay un idioma digital que cada día se hace más obligado si no quieres acabar apareciendo en la segunda página del buscador de Google.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *