Dos campos clave que debes trabajar a la hora de montar un negocio

Atención y reputación. Necesitas trabajar ambos campos de forma obsesionada si quieres montar un negocio duradero.

Me gusta el marketing. Igual si has pasado por aquí alguna vez en los últimos 9 años posiblemente ya te habrás dado cuenta. Más que un marketer me siento como un científico. Es prueba y error todos los días. Nunca puedes estar cómodo porque lo que funciona hoy dejará de hacerlo mañana. Hay que estar siempre en movimiento para no quedarse fuera del partido. Si no te gusta jugar y lo tuyo son los ingresos pasivos posiblemente puede que esto no te guste tanto como a mí.

bases de un negocioDerechos de foto de Adobe Stock

Una cosa que debes tener clara es que montar un negocio no tiene nada de romántico. Es increíblemente jodido crear algo y hacerlo crecer. Dos pasos para adelante y a veces cuatro para atrás. No hay nadie que esté ahí para motivarte o darte palmaditas en la espalda cuando hayas acertado en algo. Si eso lo tienes claro, sigamos…

La clave número 1: lograr la atención de tu audiencia

La primera parte es llegar a aquellos que crees que podrían estar interesados en tu producto. Hay muchas formas de hacerlo y cuando menos agresivo eres en un primer paso pues incluso mejor. La mayoría de las personas que se inician con el marketing online han escuchado hablar de Facebook Ads y/o Google Adwords, hacen sus primeras campañas, no venden un pepino y luego dicen que “esto del marketing online no me funciona”.

Es normal que no funcione porque estás yendo demasiado a saco. Imagínate que quieres encontrar pareja (o algo menos serio). Pocas veces triunfas en la vida con una frase de apertura tipo “quiero sexo contigo”. Se dan casos, claro, pero si preguntases a un coach de citas (no sé si esto existe aunque entiendo que sí) posiblemente te recomienda que vayas más despacio.

Que muestres interés por la persona.

Que escuches sus historias.

Que te rías de sus chistes (si te parecen graciosos, claro).

Que tengas detalles sin esperar nada a cambio.

Y así puedes seguir con la lista. Ligar tiene mucho que ver con vender. Si las personas tuviesen claro que los ingredientes básicos pueden ser muy parecidos, harían las cosas de forma muy distinta (y posiblemente con más paciencia).

Para tener la atención de alguien el mejor paso es escuchar y moverse en los mismos ámbitos.

Entender lo que necesita.

Participar en conversaciones.

Ser su seguidor.

Hacerle algún regalo (pequeño).

No ofrecer nada (al principio) de forma directa.

Tienes que empatizar con el cliente. Ponerte en su piel para entender lo que necesita y aprender cómo quiere que se lo presenten. Tener la atención empieza por dar el primer paso y estar atento de alguien sin esperar nada a cambio. No es necesario de que creas en el bueno de las personas y/o tengas fe en Dios para cuidar de tu próximo pero si eres un poco empático verás que el karma te devolverá con el tiempo todo lo invertido.

Resumiendo: si quieres que te escuchen escucha tu primero.

La clave número 2: reputación

Tener la fama de ser buena persona es mejor que de verdad serlo. Si reputación y realidad encajan mejor todavía. Una vez que hayas conseguido que alguien te haya comprado tienes que mover el universo para que quede lo más contento posible. ¡Y si pierdes dinero con una venta pues así será! Aunque si puedes sacarle un beneficio mejor todavía.

Para montar un negocio de verdad hay que tener suficiente oxigeno porque el camino a la cima es muy largo. La teoría del bootstrapping me ha llevado hasta cierto punto pero para dar saltos de verdad necesitas más recursos. Es por ello que ahora incluso me estoy planteando después de 10 años volver a levantar una ronda de inversión.

Pero volvamos a lo esencial de este apartado. La reputación es algo que no se puede remplazar por inversión en publicidad. Cuando peor tu producto o servicio, más rápido el fracaso si tu marketing es bueno y capta clientes. La reputación es el pilar de tu negocio. No te la jugarías si fuesen los cimientos de la casa de tu familia. No arriesgues tu negocio por sacar 3 euros más. A la larga siempre pierdes y tienes tanto más que ganar. Créeme. A mí también me cuesta cambiar el chip pero en realidad no queda otra.

Atención es el primer paso pero sin trabajar la reputación no podrás nunca construir nada. Es como montar algo sobre terreno inestable. Ambas partes tienen que ir juntas, van de la mano, son el Ying y Yang (se escribe así creo).

Pues nada, sin más me despido. Que hoy ya me he enrollado suficiente. ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *