Decisiones sanas para un mejor 2020

Todavía no ha acabado enero asi que entiendo que todavía hay margen para un último post tipo “propuestas de año año nuevo”. Veamos lo que te propongo.

Posiblemente ya es demasiado tarde para este post. Algunos de los que ha se han apuntado al gimnasio en enero posiblemente incluso ya llevan algunos días sin ir. En teoría nunca es tarde para cambiar porque el momento lo decides tú y no alguna fecha en el calendario.

decisionesDerechos de foto de Adobe Stock

En 2019 y más allá he tomado algunas decisiones que me permiten vivir una vida con menos preocupaciones. Todas las tenemos. Hay gente que se ahoga en vaso de medio, también hay de ese tipo, cierto.

Abandonar redes sociales

Solía tener una mala costumbre hasta hace poco. Cada vez que miraba las ventas en Amazon en mi móvil, entraba a continuación en Twitter lo hacía prácticamente sin darme cuenta. Fue cuando borré la última app de redes de mi movíl que me dí cuenta que en mi cerebro esa cadena de acciones estaba grabada porque cada vez que salía de la app de Amazon buscaba a continuación la de Twitter. Casí me asusté porque lo hacía sin pesar y tardé más de una semana hasta que cerebro por había procesado que la rutina por fin había cambiado.

Ya habrás leído más de una que las redes sociales no son el lugar al que debes acudir si buscas felicidad. Es el sitio donde las personas comparan quién tiene la mejor vida fake porque casi nadie comparte su realidad real. Compararse con los demás es veneno porque te hace sentir mal. Nunca vas a estar a la altura de los demás pero hay una buena noticia. Puedes ser cada día una mejor versión de ti mismo. Si quieres compararte con alguien hazlo contigo mismo. ¿Eres hoy una persona mejor que fuiste ayer?

Abandonar las excusas

Si hay algo que odio en la vida son las excusas. Mis padres me han enseñado que no existen. Tienes claro desde joven que existen las prioridades pero tardas en darte cuenta son lo único relevante. El fin de semana hablé con un amigo el fin de semana y estuvimos hablando sobre cómo estar en forma. Le comentaba que yo hacía deporte todos los días por la mañana. “Yo soy demasiado vago para eso” fue su respuesta y me gustó la sinceridad. La mayoría hubiera respondido con “yo no tengo tiempo para eso” cuándo en realidad tienen otras prioridades que en este caso es dormir más. Si te has visto uno de los vídeos motivacionales de vídeos de Arnold Schwarzenegger conocerás su cita famosa de “duerme más rápido”. Tampoco estoy a favor de dormir poco, pero siempre te puedes acostar antes. No es complicado, simplemente hay que hacerlo.

Afrontar la verdad y no evitar las decisiones difíciles

Puedes posponer una decisión difícil pero nunca la podrás evitar del todo. La regla de oro es está: cuándo más la retrasas, mayor probabilidad hay que alguien la tome por tí. La cuestión es estar siempre al mando y afrontar la verdad cuando antes. En mi caso he aprendido mis lecciones a través de golpes. He tardado demasiado en cerrar mi primera start-up Coguan y posiblemente me hubiera podido centrar antes en otros temas si no hubiera sentido la responsabilidad de seguir adelante con Quondos cuándo para mí ya no tenía sentido.

Si tu negocio no van bien, lo tienes que cerrar. Si tu pareja no te hace feliz, la tienes que dejar. Si tu estilo de vida te hace enfermar, tienes que abandonar esa vía.

En teoría no es complicado verlo desde fuera pero cuesta infinitamente más cuándo eres tú personalmente al que le afecta de forma directa una decisión complicada que hay que tomar. Nunca esperes hasta que sea demasiado tarde. Hagamos que hoy sea un poco mejor que ayer. Si eres capaz de lograr eso cada día todo irá hacía mejor. Prometido.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *