¿Cuánto tiempo tardas para convertir una tarea en una rutina en tu negocio?

Tener éxito en un negocio tiene muchos similes con el deporte. En ambos campos la clave es convertir tareas en rutinas y hábitos.

Este post fue inspirado por varias conversaciones que he tenido con Raúl, un profesional del marketing online que trabaja conmigo en Beguerrilla. Hace ahora más de 21 días que ha lanzado una cuenta en Instragram dando consejos tanto para vendedores profesionales en Amazon y pequeños trucos para compradores en Amazon.

Ama_Hood

Empezó conmigo como becario en Quondos y ahora ya lleva más de 4 años en plantillas de los cuáles ha trabajado 3 con Amazon. Tiene más conocimiento y experiencia con este tema que la gran mayoría de personas que publica vídeos sobre el tema en Youtube. Muchas cosas que comparte en su cuenta de Instagram también podrías encontrar en cursos de pago de Amazon. En muchos aspectos controla mucho más que yo pero no se lo digas porque luego se lo cree. ;)

En mi caso convierto una tarea en rutina tras 60 ejecuciones de la misma

Si sigues un poco este blog que mi filosofía de vida se basa en la constancia. No sirve para nada ir un día 8 horas al gimnasio si el resto de la semana haces poco o nada. El debate que estamos teniendo, en realidad no está siendo un debáte.

Él dice que ahora ya lleva 21 días con la cuenta por lo que la tarea se ha convertido en hábito. Mi argumento es que hay muchas teorías sobre el tema. Él se basa sobre la que contempla el plazo de tiempo más breve. También hay otras que dicen que son 30 o 60 días. Luego también tienes la que dice que se requieren 10.000 horas para convertirse en un experto total en una temática aunque eso ya tiene menos que ver con el tiempo que tardas en convertir una tarea en rutina y hábito.

Lo que quiero darle a entender es que en mi mundo todavía no lo ha conseguido porque está en la fase de “enamorado” con un proyecto. No necesitas mucho para sacar la energía necesaria para llevar a cabo la tarea (en su caso hacer la publicación en Instagram). Él lo percibe posiblemente como una pequeña desmotivación por mi parte, cosa que no es mi intención.

Convertir una tarea en una rutina en un negocio desde mi punto de vista no tiene que ver únicamente con los días que pasan. También tienes que tener en cuenta la frecuencia. Si publicas todos los días en Instagram, puede que tras pasar los 60 días lo hayas logrado pero eso no significa que no puedas recaer nunca. En cambio si publicas cada 3-4 días 2 meses de publicación no van a ser suficientes, sino posiblemente vas a tardar casi medio año para estar en el mismo punto. Desde mi experiencia se trata más bien de la ejecución de la tarea. Si has ejecutado la tarea una vez en más de 60 días seguidos podemos decir que los has convertido en rutina. En caso de tener días de pausa vas a tardar mucho más.

El peligro de abandonar una rutina establecida

Pocas cosas son para siempre. Incluso si has logrado establecer una rutina en tu negocio, no significa que vas a ser capaz de mantenerla para siempre. Desde mi punto de vista existe una serie de factores que te pueden hacer abandonarla en un momento dado.

Cuando tienes que remplazar motivación por disciplina

Al principio estás motivado por lo que ser disciplinado es fácil. Hay un momento donde la motivación te fallará. Es un concepto demasiado frágil. En un momento dado ni el mejor vídeo motivacional de Youtube te dará el empuje que necesitas.

Cuando fallas una vez porque crees que no pasa nada

Mi consejo básico es este: “no rompas la serpiente”. Si fallas una vez porque piensas que no pasa nada, corres el riesgo de aplicar esa lógica más a menudo hasta tal punto que abandonas por completo la rutina establecida. No por llegar al punto deseado lo tienes todo ganado. Mantenerse en la cima es más fácil que volver a escalarla.

Para mis hábitos que llevo ejecutando hace años no necesito estar motivado porque no hacerlo no es una opción. La disciplina es un músculo que se hace más fuerte con el tiempo. Mejor todavía es una razón más allá que justifique todos los esfuerzos. En mi caso es la definición que tengo sobre mi mismo. Un deportista hace deporte y un blogger escribe. No es complicado cuando has entendido quién eres y/o lo que quieres ser. Es posiblemente el mejor consejo que te pueda dar. Ya me contarás.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *