¿Cuándo te das cuenta que lo has logrado en un negocio?

Aprovecho un vuelo de 8 horas a Estados Unidos para escribir estas líneas. Una pregunta de muchos emprendedores es saber cuándo saben que están teniendo éxito.

Parece que hay una necesidad inminente del ser humano de tener el control en cada momento. Al menos de tener la sensación de tenerla aunque no sea el caso. En el mundo de los negocios los emprendedores están en una carrera de la cual no conocen la meta. Necesitan respuestas o eso piensan.

sentirse realizadoDerechos de foto de Adobe Stock

¿Cuánto me queda?

¿Voy por el buen camino?

O incluso. ¿He llegado ya?

Te seré sincero. Yo muchas veces me la he hecho también. Creo que ahora después de 13 años emprendiendo he entendido una cosa. Y tiene que ver con esto. Responde a estas preguntas. O por lo menos inténtalo.

¿Cuándo te diste cuenta que eras adulto?

¿Cuándo salir de fiesta cada fin de semana sin falta empezó a darte pereza?

¿Cuándo supiste que eras capaz de conducir realmente bien un coche sin miedo?

Posiblemente no puedas responder de forma precisa a esta pregunta. O bien no hubo un momento exacto o bien la pregunta no es tan relevante como crees.

La verdad está entre los dos puntos.

Querer tener una respuesta a cuando un negocio se puede considerar un éxito dice posiblemente varias cosas sobre ti.

  1. Necesitas el reconocimiento de terceros. No es nada malo, todos lo necesitamos.
  2. No te centras en el proceso de emprender, sino buscas desesperadamente la meta.

Al final no se trata de montar un negocio que te hace ganar 1.000, 10.000 o 1.000.000 de euros al mes. No es una cifra realmente que te habrá hecho llegar. Para mí es otra cosa.

Ya sé que lo que voy a decir a continuación suena muy romántico y tal vez un poco atípico en comparación con el tono que he utilizado en este contexto en el pasado.

Para mí es sentirse realizado. No paras nunca porque siempre quieres tener esa sensación. Es el proceso que te hace disfrutar y no haber logrado alguna meta en concreto.

Pero eso es mi verdad. No tiene que ser la tuya.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *