¿Cuáles son los criterios que no debes aplicar para lanzar un nuevo negocio?

En el pasado ya te hablé sobre los criterios que puedes aplicar un proyecto empresarial. Hoy le vamos a dar la vuelta al asunto para mencionar todas las razones equivocadas de montar algo.

elección emprenderDerechos de foto de Fotolia

Hay muy buenas razones para lanzarse pero todavía muchas más para no hacerlo. Aquí van mis tres favoritas para no emprender un negocio.

Te lanzas porque no tienes mejores opciones

Esta probablemente es una de las peores. No te dejes engañar por algún político de turno. Emprender no es la solución a tus problemas sino puede empeorar las cosas incluso si no utilizas la cabeza.

Ser tu propio jefe suena a priori bien pero generar ingresos con tu negocio tampoco es la tarea más sencilla del mundo y menos si no tienes suficiente experiencia. Lo ideal es ir paso a paso sin invertir demasiado dinero sin ver algún retorno. Es por ello que te recomiendo aplicar el bootstrapping en tus proyectos.

Participas en un negocio porque te lo ofrece un amigo

Emprender con amigos suele ser otra de esas malas ideas. Lo que empieza con amistad en muchas ocasiones puede acabar muy mal. Te cuento esto y he hecho todo lo contrario. De momento he tenido suerte y sigo manteniendo esos amigos con lo que emprendí un negocio en algún momento. A muchas personas que han elegido socios demasiado cercanos no les suele ir bien. Aunque a mí me haya ido bien, no te lo tomes como referencia.

Inviertes dinero porque a un conocido le ha ido bien hacerlo

Un vecino te ha hablado como un amigo de su amigo está ganando 1.000 euros cada mes. Ahora te lanza la zanahoria diciéndote que él también lo va a probar y si te apetece unirte. No te fíes demasiado de negocios fáciles y menos si funcionan incluso durmiendo.

El dinero rápido sin esfuerzo no funciona. O bien has invertido el trabajo en la investigación y ejecución o se lo tienes que dedicar al mantenimiento de los ingresos. Aunque los datos de facturación sean reales no es tan sencillo replicarlo aunque te hayan contado paso a paso lo que hay que hacer. La propia experiencia es la te dirá lo que funciona y lo que no. Hay tipos de negocios que funcionan por temporada o por modas. Si llegas tarde ya no hay nada que hacer.

En algún momento hay que dar el paso pero es mejor dándolo teniendo las cosas muy claras. La propia experiencia nunca puede remplazar la información acumulada pero reduces mucho el riesgo.

En mi caso personal el hecho de haber invertido dos meses más en investigación me ha ahorrado varios miles de euros que me hubiera gastado porque no sabía que era un coste innecesario al principio. Emprender mola pero no si te la pegas. Si puedes, hazlas cosas con cabeza. Tómate el tiempo necesario antes de tirarte a la piscina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *