Cosas que hacen infeliz a tu jefe y estás tardando en darte cuenta

¿Últimamente tu jefe te echa broncas más de lo normal? ¿Notas tensión y no tienes claro el por qué detrás de las cosas? Igual este post te dará una respuesta.

Hoy un pequeño post rápido para los que están trabajando por cuenta ajena. De esta forma empezaremos la nueva semana con buen pie.

jefeDerechos de foto de Fotolia

Entre la especie del ser humano hay una rama que es un tanto especial. Me refiero al tipo jefe, a veces coloquialmente también llamado “el cabrón de mi jefe”. Muchos de ellos no saben expresarse bien. P.ej. dicen una cosa pero en realidad quieren otra. Lo que peor se les da es dar las gracias por un buen trabajo realizado. En cambio te dejarán notar al instante cuando has metido la pata.

Pero bueno. Sean mejores o peores jefes al final te interesa llevarte bien con ellos. Ya por tu propia felicidad. La mayoría pasa más tiempo con su jefe que con su familia. Así que tampoco es cuestión de estar con broncas todo el rato.

Esto son las pequeñas cosas que hacen infeliz a tu jefe y ya estás tardando en darte cuenta.

Llegar y/o irte temprano

Imagínate que tienes jornada intensiva de las 8 de la mañana hasta las 3 de la tarde. Ahora bien. Siempre cuesta llegar de forma puntual. Al final. ¿Qué más da llegar 10-20 minutos tarde? Tampoco es un drama.

Bueno pues puede que tu jefe lo vea un poco diferente. Sobre todo si tu puntualidad a la hora de salir del trabajo es mejor que la de entrada. No es cuestión de medir cada minuto. Al final esto se te puede perdonar si cumples al 120% con tus tareas. Pero ojo si únicamente tienes un pequeño fallo en algo. Aquí fácilmente puedes generar una mala impresión por no tomarte los horarios tan en serio.

Hacer cosas ajenas al trabajo

Todos lo hacemos y/o lo hemos hecho en algún momento. Cuando trabajaba por cuenta ajena no pasaba el 100% de mi tiempo en cosas por las que me pagaban. Pero me gusta pensar que nadie se ha dado cuenta que también trabajaba en mis propios proyectos. La cuestión es primero cumplir o incluso sobrepasar las expectativas de lo que se te encargaba.

Si luego tienes algo de margen de maniobra puedes relajarte un pelín. Pero aquí también es importante que lo hagas de forma disimulada. No lo hagas delante de las narices de tu jefe cuando pase detrás de tu portátil. Al final es consciente que la gente pasará tiempo en su Facebook u otras cosas pero no quiere darse cuenta de forma tan evidente.

Llevarle la contrario a tus compañeros de trabajo cuando empiezas

Tienes que tener claro tu posición en la empresa. Si eres un becario no pienses que puede tratar a otros trabajadores como iguales aunque tengan la misma edad que tú. A veces se gastan bromas entre compañeros y no todo el mundo sabe dónde está el límite.

Sobre todo cuando empiezas y eres el nuevo en la empresa todo lo que digan los demás va a misa sin derecho de poder cuestionarlo. Una vez que hayas demostrado lo que vales puedes empezar poco a poco defender posturas y/o cuestionar el estatus quo. Hasta entonces toca “oír y callar”. A nadie le gustan los novatos que nada más empezar piensan saber todo mejor que los demás que llevan tiempo trabajando en una empresa.

Cada punto en sí no es un fallo grave para expresarlo de alguna forma. Son pequeños detalles que según la situación y el contexto pueden hacer que dejen un mal sabor de boca. Todos tienen fácil solución. Así que ya sabes. Para más felicidad en el puesto de trabajo ya sabes lo que hay que hacer… ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *