Cómo voy a delegar tareas que ahora mismo estoy realizando yo  

Es lunes otra vez y el fin de semana ha pasado de forma desapercibida. El domingo lo he invertido para preparar una nueva propuesta.

¿Te acuerdas de la presentación propuesta que estaba preparando? Pués por fin la he acabado aunque para ello haya tenido que madrugar el sábado y sacrificar mi domingo. Dormir y trabajar no es una opción a largo plazo si significa que puedo pasar cada vez menos tiempo con mis hijos. Ayer me sentí mal por no haber estado con ellos sino delante del pórtatil.

delegarDerechos de foto de Adobe Stock

La clave para ello es delegar más tareas y confiar en mi equipo de Beguerrilla para ello. Esto es el plan.

Delegar tareas que no hubiera delegado antes

He llegado a un punto dónde tengo que librarme de tareas para alcanzar un nivel de estrés insoportable. Para ello tengo que estar abierto a delegar tareas que antes nunca hubiera delegado. Es una conclusión básica pero importante. El gran problema de la mayoría de personas es justo ese. No confiar lo suficiente en terceros en que lleven a cabo una tarea con la misma calidad que lo haría uno mismo. Justo el viernes una persona de mi equipo me ha convencido de lo contrario. Incluso puede mejorar el resultado.

Formar en directo o en diferido

Si quiero que un tercero se haga cargo de tareas mías primero tengo que formarle para que haga el trabajo. Para ello haré sesiones en directo por Hangouts. La formación en vivo permite hacer preguntas al instante por si algo no ha quedado claro. El aprendizaje puede ser más rápido que en diferido. Esta opción es buena si no encajan los calendarios para una sesión de tú a tú. Grabaré también vídeos para explicar lo que quiero que se haga.

Dar feedback

Esta parte es otra vez básica pero esencial. Es poco probable que todo encaje desde el principio a la perfeción. La clave está en dar feedback para ir adaptando el resultado de la tarea delegada a la cantidad y calidad que es necesaria. Es importante no criticar la persona sino el resultado. También hay que destacar las partes positivas del trabajo ya realizado. Cada ser humano es diferente y no todo el mundo es capaz de aceptar una crítica aunque sea constructiva.

Delegar es una de mis tareas más importantes de las próximas semanas. No quiero estar “a tope de trabajo” tal como ha sido el caso estas últimas semanas.

Hay una vida más allá o eso dicen. Me sorprendo incluso a mi mismo con esta última frase. Nunca es tarde para cambiar (hacia mejor)… ;) Te seguiré contando.

Stay tuned.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *