¿Cómo saber lo que le debes cobrar a un cliente por servicios de marketing online?

¿Te han pedido un servicio y no sabes lo que puede pedir por ello? Pues ya somos dos. Esto son mis conclusiones tras investigar el tema.

Tras varios años rechazando propuestas para trabajar en proyectos de terceros he empezado recientemente a trabajar con clientes. Me he tirado a la piscina y he salido de mi zona de confort. Ahora la cosa va creciendo y recibo cada vez más peticiones.

PricingDerechos de foto de Fotolia

Una de las grandes dificultades a las que me enfrento es la de ponerle un precio a los servicios. Estoy seguro que no soy el único ya que investigando un poco he encontrado a muchos hilos en foros sobre la misma temática.

Después de darle un par de vueltas al asunto he dado con estas posibles soluciones.

Orientarse por el precio de mercado del servicio prestado

La vía más segura es orientarse por lo que hacen otros profesionales. Con una búsqueda rápida en Google vas a dar con páginas que contienen información de servicios y su cotización.

No siempre estos datos son exactos porque típicamente no reflejan el precio real que figura en un contrato. Todo es cuestión de negociación por lo que si fuese yo pondría las tarifas públicas un poco mas elevadas para dejar margen de negociación.

La amplitud y la calidad del servicio prestado puede variar mucho a pesar de tener una descripción detallada. Para marcar una estrategia de pricing efectiva no lo veo cómo la mejor opción. El precio es una forma de diferenciarte por lo que no deberías hacer lo mismo que todo el mundo.

Poner un precio en función del tiempo invertido

Una cosa es lo que hagan otro y otra muy diferente de lo que tienes previsto tú. Por lo tanto merece la pena analizar el tiempo que vas a invertir para dar un servicio óptimo para un cliente.

Considero que nuestro tiempo vale oro y las horas invertidas no pueden tener descuento. El trabajo tiene que serte rentable porque cobres mucho o poco el cliente te va a exigir prácticamente igual en muchos casos. Siempre es más complicado pedir más, para bajar siempre queda tiempo.

Hacer la valoración en función de los objetivos relacionados con el cliente

¿Cómo te quieres posicionar en el mercado? ¿Cuáles son tus objetivos con un cliente concreto? Si quieres ofrecer un servicio low-cost tienes que estar por debajo del precio de mercado. Otra razón para poner una tarifa reducida es si no eres especialista en el tema que te piden y aprovechas la contratación para auto-formarte.

Poner un precio forma parte de una estrategia de posicionamiento. No recomiendo apuntar hacia lo bajo sino más bien lo contrario. Sobra mencionar que en este caso las exigencias del cliente también serán más elevadas y la calidad del servicio tiene que estar a la altura.

Ya lo dije antes. Para bajar el precio siempre queda tiempo. No te malvendas porque el tiempo es algo que no puede tener descuento. Los clientes que están dispuestos a pagar muy poco en la mayoría de los casos no merecen la pena. O eso es mi experiencia en mi etapa anterior con Coguan…

PD: Frohe Weihnachten para todos los lectores que me leen desde Alemania, Suiza o Austria que hoy ya se celebran las Navidades. ¡Qué paséis un gran día con vuestros seres queridos!

  1. Hola Carlos:

    Este es un problema que es más común de lo que parece, especialmente porque es complejo enfrentarte al siguiente dilema: si cobro mucho espantaré a los clientes y nadie me va a contratar y si cobro barato, es posible que lleguen muchos clientes pero al final, con los inconvenientes que surgen en el día a día lo más probable es que por tanto trabajo termines inconforme con lo que ganas.

    Aunque siempre esté la tentación de bajar el precio, estoy de acuerdo contigo respecto a que los clientes que desean lo más barato, siempre son los que más exigen, así que mejor huir de ellos en la medida de lo posible.

    Muchas veces, cuando estás empezando, no queda más remedio que aceptar trabajos low cost para irte abriendo un hueco en el mercado, pero teniendo siempre en mente que esto será sólo por un periodo de tiempo definido.

    Una vez se logre la experiencia, hay que hacer una evaluación y seleccionar los clientes que realmente valoren tu conocimiento y estén dispuestos a pagar un valor más alto, el cual, esté acorde con tus habilidades y experiencia actual.

    Gracias por este artículo tan interesante, estoy seguro que será de mucha ayuda para los que se enfrentan a esta situación. A mí personalmente me sirve para reafirmar que es mejor tener 3 clientes que valoren y respeten tu trabajo, que 30 que se la pasen pidiendo cambios de todo lo que haces.

    ¡Saludos!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *