Cómo pensar en el largo plazo te ayuda ganar

Pensar en el largo plazo te ayuda a ganar. Después de casi una década he tenido razón con esta decisión que iba en contra de lo que todo el mundo estaba haciendo.

Hace casi 7 años se lanzó Google+. La red social (o capa como ellos lo llamaban) con más rápido crecimiento de la historia. En cuestión de 24 horas ya tenían tantos usuarios para lo que empresas como Twitter habían tardado meses y años.

mañanaDerechos de foto de Adobe Stock

Tener razón puede tardar 6 años

Desde el momento cero tenía claro una cosa. No me iba a crear una cuenta en la vida. La gente se reía de mí cuando decía que iban a cerrar. Esto son las razones por las que Google+ no era nunca para mí.

  1. Google+ nunca se lanzó por los motivos adecuados. Siempre fue algo funcional, más que emocional. Estaba claro que Google buscaba tener todavía más datos sobre nosotros y que eso era lo único que se pretendía.
  2. Ya estaba en Twitter. En esos momentos estaba muy centrado en esta red social. Aquí figura mi audiencia. Para que dividir mis esfuerzos y empezar desde cero con algo que no sé cómo será dentro de x-meses o años.
  3. El SEO me daba igual. El posicionamiento en buscadores a cambio de muchas otras personas del sector no es algo que me atraiga o me apasione. Me da más un subidón un Me Gusta que meter una palabra clave en el top 10. No significa que no le dé importancia, simplemente no es donde considero que tenga mi punto fuerte.

Siempre me gusta jugar a largo plazo. A corto plazo seguramente hubiera captado más visitas, hubiera llegado a más personas, hubiera mejorado el SEO, etc. pero a día de hoy lo hubiera perdido casi todo. Tuve claro que abrir un perfil en Google+ es crear un activo que el día de mañana iba a perder en valor o incluso desaparecer. ¿Para qué perder el tiempo?

La clave es tener paciencia

Está claro que si no tienes paciencia no tiene nada. En el mundo de los negocios no debes ver un mayor coste como tal sino como una inversión para recibir mayores ingresos en el futuro. Es ser cómo un Warren Buffet (por lo menos a nivel de mentalidad) pero en tu propio campo.

  • Hacer devoluciones de producto sin hacer muchas preguntas (aprende de Amazon, es porque mucha gente compra ahí ciegamente).
  • Darle la razón a un cliente aunque no la tenga (a veces pierdes más que ganas insistiendo en tenerla).
  • Apostar por pequeñas cosas todos los días sin esperar grandes resultados a corto plazo. En breve llevaré 8 años con el blog sin saber lo que me espera o el beneficio que voy a sacar a lo largo de la vida.

Aparte de paciencia es superar la inseguridad. Si todo el mundo se abre una cuenta en Snapchat. ¿Yo también debería hacerlo? ¡No deberías si no encaja en tu plan a largo plazo!

Tu comportamiento y tus decisiones siempre deben estar orientados por el largo plazo. En caso de duda hazte esta pregunta. ¿Me beneficia o no a largo plazo? Yo me suelo hacer esta pregunta a diario. He cambiado mucho el chip al respecto lo que me ayuda tomar mejores decisiones que me permiten crear más valor hacia el futuro.

Pensar en el largo plazo te hará ganar. Siempre. Te seguiré contando.

Stay tuned.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *