Cómo no pensar en el ROI en el marketing te ayuda a aumentarlo

El ROI es un dato esencial del marketing. Hay factores más allá que hay que tener en cuenta. Hay un mundo más allá que nos puede beneficiar pero que no tenemos bajo control.

No te preocupes. Este post no va de “deja de medir lo que haces y vive una vida feliz”. No se trata de eso. Medir el ROI es importante dentro del marketing pero hay un mundo más allá.

medir ROIDerechos de foto de Fotolia

A pesar de que muchas cosas se puedan medir, hay otras que tienen un funcionamiento menos controlable por lo que no se puede siempre identificar una cadena de causa y efecto.

Crea tu karma online de forma desinteresada

Dar sin esperar nada a cambio puede generarte un retorno totalmente inesperado. Dentro del ámbito digital me gusta hablar de karma online. No es la primera vez que después de muchos años me contactan lectores dándome las gracias porque a través de un post o un mail fui capaz de ayudarles con algo. Les interesa mucho devolver de alguna forma el favor que les hice en su momento y en más de una ocasión han ocurrido cosas fantásticas. Estas cosas no se pueden prever, ni planificar, ni calcular ni nada por el estilo. Esto simplemente ocurre cuando menos te lo esperas. Ayuda y ayudarán. Esto es tanto válido a nivel profesional como a nivel particular.

Procesos caóticos de difusión

El otro día un amigo me contó que se había dado de alta en una aplicación de pago que había conocido escuchando la conversación de dos desconocidos en el metro. Hay procesos de difusión que no podemos tener bajo control. Es imposible.

Estos procesos incluso pueden llegar a ser completamente caóticos. Por lo tanto medir el ROI únicamente te aportará los datos que no salen de la zona de control del sistema que has montado para ello. Puedes llegar a generar ventas sin darte cuenta.

Facilitar la baja aumenta las altas

Reducir el número de bajas también aumenta el ROI. Hay empresas que ponen trabas no siendo conscientes que facilitar el “adiós” simplifica el “hasta luego”. Un cliente que se despide de forma contenta tiene una alta probabilidad de volver e incluso recomendarte en algún momento.

Si la gente te conoce por no complicar las cosas a la hora de darse de baja se dará de alta con mayor tranquilidad. No pienses en clientes que vas a perder sino en aquellos que vas a ganar cuando diseñas el proceso de cancelación de tus servicios y productos.

  • Resumiendo: medir es importante pero hay que ser consciente que hay cosas que no controlamos. Con más experiencia el factor intuición crece en importancia. Cuando no la tienes, los datos son esenciales pero no te cuentan nunca una verdad absoluta. Es importante que seas consciente de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *