Cómo montar un e-commerce con ayuda del bootstrapping

¿Es posible montar un e-commerce prácticamente sin dinero? Te comento un caso práctico de un emprendedor que lo hizo de esa forma.

Para los que escuchan el término de bootstrapping por primera vez aquí una definición muy resumida. Hacer crecer un negocio sin financiación externa. Consiste básicamente en reinvertir todas las ganancias una y otra vez para aumentar la facturación.

bootstrappingDerechos de foto de Adobe Stock

El e-commerce tiene en este contexto una dificultad adicional. Cualquier producto que no salga de tu almacén es un activo muerto. Es liquidez que te falta para otras actividades como marketing que pueden hacer crecer tu negocio. Puedes tener la mejor oferta del mundo pero si no se vende no le sacas nada. Es así de sencillo.

Las bases del bootstrapping en un e-commerce

Hace poco hablé con un emprendedor que ha hecho justo eso. Hacer crecer un e-commerce a través del bootstrapping. A día de hoy factura cientos de miles de euros (debe estar cerca del millón) y empezó con menos de 1.000 euros.

Un producto que te da un margen más allá del 30%

Necesitas mucho margen. Lo normal en el e-commerce es un 30%. Si no tienes capital para invertir necesitas mucho más. Una compra te tiene que financiar parte de la inversión que necesitas para tu negocio.

Dropshipping

El dropshipping en mi mundo no es hacer e-commerce “de verdad”. Hay gran parte que simplemente puedes ignorar (gestión de inventario, proveedores, envíos, etc.). Lo que hizo este emprendedor fue empezar de esta forma. Puso muchos productos en el catálogo a un precio muy bueno. Había logrado un proveedor que le podía proponer inventario sin la necesidad de tener que invertir.

Conseguir un stock propio

Con cada venta de un producto tuvo la posibilidad de crear su propio stock. De media pudo comprar 2-3 productos con la venta de una unidad. Esto le permitió tener inventario propio sin haber sacado 1 euro de su propio bolsillo.

Con estos 3 puntos ya puedes montar un e-commerce con stock propio sin necesidad de financiación externa y/o capital propio. Es así de sencillo y complicado a la vez.

Alargar el plazo de pagos a proveedores

Siempre que trabajes con grandes marcas te va a ofrecer plazos de pago de 60 a 90 días. Es una forma alternativa de financiarte siempre que seas capaz de vender el producto antes de que venza la factura.

Es un juego con el fuego porque si no tienes una buena rotación de producto vas acumulando deudas. Tienes que estar muy seguro de lo que estás haciendo. Si partes desde cero sin experiencia del online, sector o del producto no te lo recomiendo.

En resumen: montar un e-commerce sin capital es complicado. No es imposible pero hay tareas más sencillas. Para el 2019 voy a aplicar ambas técnicas para seguir creciendo con mi proyecto de coleccionismo. Ya te iré contando.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *