Cómo hacer una campaña de San Valentín con impacto – el caso de Sixt (@sixtespana)

Sixt nos vuelve a traer nuevamente un anuncio con su toque personal. Esta vez se meten con todos los enamorados de San Valentín.

Marketing son emociones. Espero no haberte contado nada nuevo. Si te planteas hacer anuncios para vender productos o servicios es algo que debes tener siempre presente.

anuncio Sixt

Fechas como San Valentín son una buena excusa para hacer publicidad

Estamos en un buen momento para hacer marketing. ¿Por qué? Muy sencillo. Se está acercando una fecha del año que es una excusa perfecta para ello. San Valentin. Hace poco ya te hablé de lo que tengo previsto hacer. Cuando hayan pasado estos días y tenga algunos datos relevantes puede que le dedica un tema con un resumen de lo aprendido.

San Valentín es bueno como fecha por 3 razones:

  1. Se hacen regalos. Genial.
  2. Es una fecha emocional. Ideal para conectar.
  3. Tu público objetivo son parejas (recientes). ¡Conoces tu audiencia!

Este último punto igual no es tan justo hacia parejas que ya llevan tiempo junto. En mi caso he hecho pocos regalos a mi mujer para esta ocasión. El otro día me dió una pista que he captado por lo que mi consejo offtopic sería este: nunca es tarde para mejorar… ;)

El anuncio de San Valentín de Sixt

O eres barato o eres diferente. Con esta campaña de San Valentín tiene toda la pinta que Sixt quiere ser ambas cosas. Antes de quitarle la gracia al asunto te dejo con el vídeo antes de que sigas leyendo.

Al factor emocional que todo el mundo se esperaba se añade el factor sorpresa. En estas fechas cuando todo el mundo se pone en plan romántico es inteligente diferenciarse yendo en contra de la corriente. En el mundo del marketing, es la única forma de destacar. Esto requiere arriesgarse. Pero el tema de marketing de alto riesgo parece ser algo donde Sixt hace años se siente cómodo.

Parece que al final los alemanes no son tan sosos como al resto del mundo le gusta pensar. Si quieres que la gente hable de ti tienes que arriesgar. En este caso no ha podido fallar mucho. Lo peor que puede ocurrir es alguien haya vivido una historia parecida y no le haya gustado que se lo recuerden. Por suerte no es mi caso… ;)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *