Cómo emprender con tu pareja sin que vuelen los platos en la cocina

Encontrar el tiempo suficiente para tu proyecto cuando estás solo ya es complicado. Emprender con pareja te obliga a redistribuir tu tiempo y priorizar.

Tener una persona a tu lado que te apoye en todo lo que hagas es algo que todos nos deseamos y pocos realmente tenemos. Tengo la suerte de formar parte de este grupo de privilegiados.

Emprender con parejaDerechos de foto de Fotolia

Personas que montan proyectos son en la mayoría de los casos unos obsesionados. En cierto sentido se puede decir que es una leve forma de autismo porque percibes el resto de la realidad de la misma manera que personas “normales”. El rol de la pareja tiene el rol de bajarte a la tierra y recordarte que hay un mundo más allá de tu proyecto que se llama “vida”.

El permiso de la pareja es fundamental para emprender un proyecto

Sobre todo cuando emprendes un negocio necesitas la aprobación de tu chico o chica. Tiene que haber un acuerdo que fija las reglas de la aventura para que no haya falsas expectativas por ninguna de las dos partes. No se debe cometer el error de pintar las cosas más rosa de las que en realidad son para conseguir este permiso. “Seguro que irá bien”. Luego no se cumple lo prometido y surgen conflictos inevitables. Es mejor ser transparente desde el principio.

  • Ser realista con el potencial del negocio: la gran mayoría de los proyectos que se inician fracasan. No hay que engañarse porque nada es fácil. Hay que mencionar que posiblemente las cosas no salgan tal como previstas. Incluso puede que tengas que probar varias ideas de negocio antes de llegar a la meta.
  • Explicar tu motivación para emprender: a pesar de conocer el riesgo un emprendedor no puede evitar la búsqueda de la aventura. Siempre se decidirá por la opción B. Explícale a tu pareja que sientes esa necesidad y qué en otro caso te faltaría algo en la vida.
  • Fijar un plazo para llegar a la meta: a pesar de toda la ilusión hace falta marcar plazos. El dinero es un problema sobre todo si no lo tienes. No puedes dejar de ingresar durante un plazo demasiado largo sobre todo si tu colchón financiero no es lo suficientemente grande.
  • Definir criterios para abandonar: aparte de las finanzas puede haber otros criterios que pueden hacer saltar las alarmas. Los que sueñan mucho, típicamente duermen poco. La falta de relajación y el estrés pueden ser la causa de depresiones. Ningún proyecto merece que seas infeliz.
  • Acordar un plan B si todo va mal: la planificación puede disminuir una parte de los posibles daños de un fracaso. Mi mujer y yo ya tenemos un plan B acordado en caso de que las cosas no sigan adelante tal como lo esperamos. Sobre todo cuando los proyectos que tienes en marcha son jóvenes, puede ocurrir de todo.

El día a día de una pareja emprendedora

La vida está llena de compromisos o eso nos gusta pensar. En realidad los minimizamos porque no estamos dispuestos a vivir menos que los demás. Queremos emprender, tener familia, viajar, lograr retos personales, pasar tiempo con amigos, etc. Meter todas las actividades en 24 horas al día es complicado para no decir imposible. Descartar es la mejor manera para evitar estrés y ansiedad porque no estamos haciendo todo lo que nos gustaría.

1. Fijar un horario: puedo estar trabajando 24 horas al día de lunes a domingo. Sin ningún problema. Si eres emprendedor probablemente estarás moviendo la cabeza confirmando lo que acabo de decir. Cuando tienes familia que también te necesita te das cuenta de una cosa muy sencilla. Todo se puede hacer invirtiendo mucho menos tiempo si te autolimitas estableciendo horarios.

2. Ser organizado al máximo: para lograr el punto previo hay que ser muy disciplinado en el día a día. Puede haber únicamente un número muy limitado de distracciones. Es ideal planificar la semana entera y no dejar hundirse por los comienzos de semana. En las fases de máxima carga de trabajo hago un seguimiento de tareas diarias marcadas tiempos máximos para finalizarlas.

3. Permitir excepciones: los planes nunca salen. ¿Lo sabías? Hay que permitir excepciones. Los horarios no pueden ser siempre estrictos. Hay ocasiones en las que no queda otra que cortar tiempo de la familia. Eso si. Hay que ser lo suficientemente disciplinado para luego dar marcha atrás y no convertir la excepción en tu nueva regla.

4. Hablar del trabajo: no le veo nada malo mientras que no sea excesivo. Todos los extremos son malos. Tanto hablar demasiado como evitar el tema porque ahora ya no estoy trabajando. Puedes y debes compartir con tu pareja tus logros pero también los fracasos. Es por estas pequeñas cosas que habéis decido compartir vuestras vidas.

5. Tiempo para la pareja: la falta de tiempo nunca puede ser una excusa para no pasar tiempo con tu pareja. Salir a cenar, ir al cines, hacer deporte juntos o lo que sea. Sobre todo los hombres no olvidamos a veces que las relaciones hay que cuidarlas y no se puede dar nada por hecho. Tu proyecto es importante si, pero tu vida todavía más.

6. Quedar con amigos: este punto ha sido una de las principales razones para mudarme de Madrid a Alicante (vale, igual el clima y la playa también tienen algo que ver). Aún así paso todavía menos tiempo del esperado con amigos. De vez en cuando es bueno salir del circulo friki, apagar el Twitter, dejar comentarios sin responder en el blog y otras de estas cosas que nos gustan tanto.

Todas las cosas en exceso son malas. Aunque te guste el chocolate no puedes estar sin comer otra cosa. Llegará el momento donde te pondrás enfermo y te apetecerá otra cosa. A un emprendedor le ocurre lo mismo. Al principio tiene la sensación de tener los poderes de Superman porque no conoce ni cansancio ni falta de motivación. Siempre corres el riesgo de quemarte sin darte cuenta. Déjate ayudar y recordar por tu pareja porque de vez en cuando puede ser una buena idea apagar el portátil y no hacer nada. Esto es uno de mis principales retos para el 2014. Espero llegar a ese punto en breve…

  1. En Madrid, las mujeres están un poco más revolucionadas:

    http://aportodasmadrid.wordpress.com/

    Responder
  2. Emprender con tu pareja es una gran aventura… en mi caso, mi mujer tiene también su trabajo por cuenta ajena y el mundo de Internet no le llama mucho, así que aunque de vez en cuando me ayuda con cosillas, me quedo con las ganas de emprender un proyecto juntos.

    Responder
  3. Esto puede ser algo peligroso. Sobretodo en el caso de que no resulte bien cualquiera de las dos situaciones:
    - la vida en pareja, lo que de deja expuesto en un negocio que probablemente sea muy difícil de compaginar con una nueva pareja (más la antigua que sigue en el trabajo);
    - la vida en el negocio, donde te encontrarás expuesto a una situación que, aunque cómica desde fuera, habría que vivirla para entenderla.

    La verdad es que para mi sería algo genial que mi pareja quisiese trabajar conmigo. De hecho lo mejor que me podría pasar: comprendes mejor cómo piensa, te puede ayudar (y enseñar), podéis compartir más tiempo juntos, si el negocio os apasiona no importa cuánto trabajéis porque el tiempo simplemente pasará volando y os estaréis divirtiendo.

    Como siempre, un gran artículo. El mío de hoy también ha ido enfocado a las parejas, esta vez entre hombres y mujeres y el …jejeje

    Hoy es un día divertido.

    Responder
  4. Has colocado algo importante… “El que sueña mucho, duerme poco”… Es una realidad evidente, pero se opone a “Esfuerzate mucho para obtener resultados”… ¿Dónde esta el eje de la balanza? … ¡Relejarme mucho, estresarme poco!… Buen articulo! :)

    Responder
  5. Completamente de acuerdo, en nuestro caso es el segundo proyecto que ponemos en marcha juntos y diría que la complementareidad es uno de los factores clave para que todo funcione. Y como bien dices poner límites y que estos sean flexibles.
    Nuestro último proyecto http://www.marabico.com surgió con nuestra paternidad, así que ahí tienes otro tema… Emprender con tu bebé..

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *