Cómo demostrar elegancia cuando te dicen “no”

Una de las cosas a las que más te tienes que acostumbrar cuando eres comercial de cualquier cosa es saber gestionar un “no”. Esto es lo que hago yo.

Decir que eres emprendedor suena muy guay. Lo que en realidad tienes que ser comercial y no cualquiera. Tienes que convertirte en uno extraordinario si realmente quieres conseguir algo con tu propio negocio.

responder noDerechos de foto de Adobe Stock

Suelo estar en ambos lados. Tanto en el que vende como en el otro. Me gusta pensar que muestro más empatía cuando tengo otro comercial delante. Incluso si no me interesa la propuesta me gusta ser respetuoso y amable. Es algo que debería ser normal e incluso sobra mencionarlo pero estando en el otro lado sé que no siempre es así.

En la vida siempre hay varios encuentros. Más allá de ser buena persona existe algo como el karma. Aunque siempre haya algunas que parece que se libran de todo no es plena una vida en la que se vive a costa de los demás.

Cuando te dicen que “no” te fastidia. Y más todavía si te lo dicen de malas formas. Ahora es más importante que nunca de despedirte de forma elegante.

Esto es lo no deberías hacer cuando te que dicen “no”

El rechazo no es agradable para nadie. Incluso Elon Musk comentó en una entrevista que Steve Jobs pasó de él cuando lo conoció en una fiesta hace un par de años. Hoy igual pensaría de forma diferente, no se sabe. Esto es lo que no te recomiendo hacer.

No responder al “no”

Esto da a entender que nunca te importó demasiado ni el “sí” ni el “no”. Harás al que te rechazó sentirse confirmado. Nada más querías su dinero y te importaba un carajo su negocio y menos su persona. No tiene que ser así pero así se percibe en el otro lado. No responder no es una buena opción.

Insistir

Si me diesen cada vez un euro en el que en un vídeo de Youtube te dicen que tienes que perseverar posiblemente me estaría sacando un buen sueldo extra. Hay momentos donde hay que insistir y otros donde hay que dejar pausar. En una venta comercial el timing es clave y no tiene sentido seguir tocando en puertas que ya se te han cerrado. Es mejor ser paciente y esperar el momento adecuado en el que se abran otra vez.

Responder de forma neutral

Esto podría parecer la opción más viable. Guardas las formas pero tampoco te “rebajas” para sentir que tu ego sigue ahí bien fuerte. Si piensas en una futura relación de negocio de cualquier tipo tampoco es la forma óptima de quedar. Igual te conviene ir un poco más allá.

Cómo podrías responder a un “no”

Hay infinitas formas de responder a un “no”. Seguramente la que te voy a presentar a continuación es más conservadora. Te podrías arriesgar más. No hay fórmulas exactas, como para casi nada en la vida. Pero bueno, es una posibilidad que tienes para gestionarlo de forma elegante.

Dar las gracias

Dar las gracias por responder. Ponte en la piel de la otra parte. Simplemente podría pasar de ti. Es también una forma de mostrar desinterés pero en cambio se ha molestado en contestar. Es tiempo que ha invertido. Merece darle las gracias por ello.

Avisar que vas a retomar en un futuro

En vez de insistir puedes poner en pausa el contacto. Avisas o incluso mejor, pides el permiso de poder retomar más adelante. Pocas veces te dicen que no a esto. La mayoría piensa que es una forma de hablar y que de todas formas no vas a volver a contactar.

Proponer ayuda sin recibir nada a cambio

Hoy me respondieron a un “no” con ayuda de encontrar un proveedor que no tenía nada ver con la empresa que quería venderme algo. De hecho ese mail inspiró esta entrada ya que me pareció una forma muy elegante de gestionar mi respuesta.

La impresión que dejas al final es la huella que se queda para futuras colaboraciones. Dejarás a la otra parte con un buen sabor de boca. Incluso puede que se acuerdan de ti. Piénsalo. Tienes la opción de quedar mal (o neutral) o de realmente despedirte de forma elegante. Tú elijes. ;)

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *