fbpx

Cómo darle la vuelta a la tortilla en 3 sencillos pasos

Hay veces donde tienes un mal día. Podría ser peor. ¿Qué hacer cuando las malas noticias no paran de entrar y estás teniendo una mala racha?

No siempre las cosas salen como previstas. Los planes no son más que papel mojado cuando los peores escenarios se cumplen e incluso se juntan con imprevistos. Es normal tener un mal día. Lo malo es cuando estás teniendo una mala racha y no paran de llegarte las malas noticias.

TortillaDerechos de foto de Fotolia

¿Qué está ocurriendo? ¿Es mala suerte? ¿Eres tú que atrae todo lo malo? Cuando nos encontramos en una situación así lo más cómodo es esconderse detrás de la autocompasión. Lo malo es que las cosas así no se mejoran sino suelen ir hacía peor. ¿Cómo salir de este círculo vicioso? ¿Cómo darle la vuelta a la tortilla?

1. Mentalizarse que la mala suerte no existe: se han juntado una serie de eventos que no han jugado a tu favor. ¡Así es la vida! Aunque mañana me entre una nueva noticia que anuncia el final del mundo no voy a permitir que está me hunda. Como dice el poema: “yo soy el dueño de mi destino”.

2. Análisis de la situación: ¿qué c*** está yendo mal? Hay que analizar fríamente la situación. ¿Por qué han caído las ventas de la tienda? ¿Por qué están llegando tantas quejas de clientes? ¿Por qué mi jefe está siendo tan pesado esta semana? Hay que acumular toda la información disponible. Cuando más detallada sea mejor para obtener conclusiones.

3. Mover el culo como si no hubiera un mañana: una mala racha es como un barco que tiene un agujero. Que se te mojen los pies es una señal mucho más obvia que un problema vigente que no has detectado. Tras haber identificado posibles orígenes de la acumulación de “mala suerte” tienes que ponerte en marcha para arreglarlo.

Los 3 puntos no son una lista milagrosa para solucionar una mala racha. El mensaje de este post es que no te quedes parado. Hay que mover el culo para avanzar. Todos podemos sufrir de repente una acumulación de malas noticias. Estadísticamente esto tarde o temprano te va a ocurrir en algún punto de tu vida. No tiene nada que ver con destino o mala suerte sino con puras matemáticas. Pon aparte tus emociones y utiliza tu cabeza para salir del barro. Lo tuyo tiene solución si te pones en movimiento cuando antes.

PD: si, lo sé, es una frittata, no es una tortilla… ;)

  1. Para quienes creemos en la ‘Ley de Murphy’, no hay nada mejor que el ‘Principio KISS’.

    Cuanto más complejo sea tu proyecto, más probabilidades tienes de que algo falle; y además, con la peor de las combinaciones posible. :)

    Responder
  2. Hay una frase en una película que deberíamos respetar como si de un mandamiento se tratase: “los problemas que realmente tienen importancia en la vida, son aquéllos que nunca pasaron por su mente, de esos que te sorprenden a las cuatro de la tarde de un martes cualquiera”.

    Es por eso que es muy posible que no puedas ni anticiparte a ellos porque no sospechabas de su existencia. “Esas cosas le pasan a otro”. Llevo 26 años viviendo y cada vez tengo más claro que planificar con meticulosidad es muy poco rentable.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *