fbpx

Cómo conseguir momentum en un proyecto online

Una vez que las cosas empiezan a rondar es relativamente sencillo seguir creciendo. Lo complicado es arrancar desde cero.

Crear momentum es importante para cualquier emprendimiento. No lo digo yo únicamente, lo dice también la revista Forbes aunque eso es lo de menos.

momentumDerechos de foto de Adobe Stock

En el pasado siempre lo he comparado con una piedra gigante que tienes que hacer rodar. Al principio apenas la puedes mover un milímetro. Con el paso del tiempo eres capaz de empujar con cada vez más fuerza y ocurre algo increíble. Se genera inercia. La piedra se mueve por impulso propio y ya apenas requiere fuerza para seguir en movimiento.

Es algo que poco a poco está sucediendo en el proyecto de coleccionismo. En febrero 2019 hemos igualado facturación de noviembre 2018. Estamos en la cima de facturación no habiendo invertido ni un 10% de la inversión en publicidad en febrero en comparación con noviembre. La clave está siendo conseguir un cliente después del próximo y luego dar un servicio que supera todas las expectativas. La atención al cliente es una de las claves.

Estamos en un buen punto y ahora se trata de seguir cogiendo momentum. Así lo estamos consiguiendo.

Una vez más: rutinas sagradas

No es lo que haces una vez sino más bien lo que eres capaz de hacer todos los días. Es aquello lo que marca realmente la diferencia. No se trata de ser constante por la constancia sino encontrar algo que te haga avanzar aunque sea únicamente un centímetro hacia una meta que está a miles de kilómetros de distancia.

Al principio hemos estado haciendo pruebas en Facebook con diferentes tipos de publicaciones hasta finalmente haber dado en el clavo con la mejor interacción generaba. Partimos de la base que el embudo de conversión empieza por ahí. Desde entonces publicamos ese tipo de contenido de lunes a viernes. Ahora mismo somos capaces de realizar entre 6-12 publicaciones sumando Twitter, Facebook e Instagram.

Fidelizar clientes aunque sea perdiendo dinero

La primera y segunda compra son las más importantes con un cliente nuevo. Hay que hacer las cosas no bien, sino lo siguiente. La segunda vez hay que demostrar que la primera vez no ha sido una pura coincidencia o suerte. Luego no hay que bajar el estándar sino seguir subiendo el listón.

Al principio no es importante si le sacas un euro más a la venta o si incluso acabas perdiendo dinero. Se trata de fidelizar al cliente para que te siga comprando durante mucho tiempo y/o te recomiende a sus amigos.

Mejorar de forma continúa

La cuestión es buscar la forma en la que somos capaces de generar pequeños avances y mejoras todos los días. Por muy pequeñas que sean, son importantes. Recuerda, no es lo que hacemos una vez sino el cumulo de cosas a lo largo del tiempo.

Es increíble el impacto que tiene la suma de pequeñas mejoras a lo largo del tiempo. Ya no pienso en cuestión de días sino más bien en términos de años. Es tan “sencillo” como nunca romper la serpiente y aplicar el +1 en tu vida.

En resumen: lo más importante es encontrar una cosa que te haga avanzar y luego hacerla cada día más grande aportando tu granito de arena. Nunca priorices lo urgente sobre lo importante porque sino nunca serás capaz de lograr cosas realmente grandes.

PD: estos consejos también te servirán offline. ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *