Cómo conseguir feedback valioso antes de montar una idea de negocio

Desarrollar un producto que encaja con lo que pide el mercado no es la tarea más sencilla del mundo. El “truco” consiste obtener un feedback real antes de empezar.

La gran mayoría de las start-ups fracasan. Gran parte sobrevive durante un tiempo pero bajo circunstancias precarias para fundadores y trabajadores. Lo he vivido muchos años en Coguan. El gran problema es que aportan soluciones a problemas que no existen (parte de esta entrada está inspirada en el post enlazado) porque nunca han hecho un estudio de mercado que haya aportado feedback valioso.

crowdstormingDerechos de foto de Fotolia

El problema de obtener un feedback sincero

Los emprendedores por defecto llevan puestos todo el día sus gafas rosas. Incluso se van a la cama con ellas y siguen soñando aunque no duerman. Cuando tienes una idea que te emociona buscas una confirmación positiva como sea. Incluso serás capaz de convertir un sondeo negativo en un resultado positivo. Engañarnos a nosotros mismos y cerrar los ojos a la realidad se nos da bastante bien. Lo que necesitamos en este momento es que alguien nos diga de manera sincera y crítica lo que realmente vale nuestra idea.

El emprendedor no es el único que se engaña. También lo hace la persona encuestada. Si le presentas a alguien una idea de negocio con ese típico brillo en los ojos que tenemos los emprendedores, es complicado decir algo en contra en ese momento. Las personas evitan el enfrentamiento por lo que nos dirán lo que queremos escuchar en ese momento. “Cómo mola tu idea.” Esta frase no significa absolutamente nada incluso podría ser una señal de advertencia. Pero digamos que consigues una respuesta honesta sobre la idea de alguien que se encuentra en tu público objetivo. En este caso “me gusta” no significa “lo compro”. Es la misma experiencia que he tenido con mi campaña de Crowdfunding. La relación de “me gusta” a “te apoyo” (y pongo dinero) probablemente es de 1 a 100 o 200. Una confirmación positiva significa simplemente “si en algún momento me veo apurado/tengo tiempo disponible/ me surge el problema/etc. probablemente le echaré un vistazo más detallado para evaluar si lo compro” y no “cuando lo saques seré tu primer cliente”.

La solución al problema: una sesión de brainstorming y crowdfunding

Llamémoslo “Crowdstorming”. La idea consiste en combinar ambos mundos. Por una parte sacar provecho de la inteligencia colectiva de masas con ayuda del brainstorming. Por otra parte comprobar si el feedback es real a través de una campaña de crowdfunding directamente conectada.

Se pide feedback sobre el proyecto. En caso de ser positivo se comprueba el valor real a través de una pregunta tipo: “estarías dispuesto de apoyar con x euros el proyecto para ser el primero que se beneficia del desarrollo.” Ahí está la clave para averiguar si solucionas un problema existente o si simplemente tienes algo en tus manos que sería “nice to have” cómo dirían en el mundo anglosajón.

Sinceramente no es tan fácil de desarrollar esta idea si no puedes basarte en una comunidad existente. Si eres blogger con lectores que siguen de manera frecuente tus contenidos juegas con ventaja. No todos los emprendedores pueden basarse en ello. ¿Qué hacer en tal caso?

Cómo montar una campaña de Crowdstorming

No se puede realmente crear aquí una guía paso a paso de cómo montar una campaña de crowdstorming porque para ello tendría que existir ya experiencia con este tema. Dado que hasta ahora es una teoría que alguien tendría que comprobar quiero centrarme esta vez en darte únicamente un par de ideas rápidas que luego te tocaran desarrollar en caso de que te interese aplicarlo. Las próximas acciones y puntos se pueden realizar de forma separada o combinada.

1. Colaborar con un foro, portal o blog que encaja temáticamente con el público objetivo y lanzar a través de este canal la encuesta.

2. Poner en marcha pequeñas campañas de pago con Google Adwords, Twitter Ads o Facebook Ads para conseguir visitas y respuestas en la encuesta.

3. Realizar una encuesta de pago (pagas x euros por cada respuesta), captando los correos electrónicos para hacer una campaña de e-mail marketing posterior que busca lograr los primeros clientes.

4. Reenvías todos los usuarios que hayan respondido de manera positiva a la plataforma de crowdfunding donde has publicado el proyecto o simplemente montas una página donde logras apoyos o donaciones para la idea.

5. Creas un grupo cerrado en Facebook para hacer uso de tu red de contactos más intima. De esta forma te quitas de encima el miedo de que alguien te robe la idea (cosa que es poco probable que ocurra).

6. Haces un envío a tus contactos de LinkedIn a través de correo electrónico. Este último consejo me lo tomaría con mucho cuidado porque si no lo haces bien serás categorizado rápidamente como spammer. En caso de duda mejor no utilizar esta bala.

Una campaña de crowdstorming se puede realizar de mil maneras y seguramente hay formas de hacerlo con más creatividad que en los puntos presentados. Existe únicamente un punto esencial que hay que considerar: conectar un feedback positivo con un compromiso (con dinero) del proyecto para comprobar la calidad real del feedback.

No es imposible vender productos que nadie necesita. Si el fundador de Redbull hubiera hecho caso a los primeros sondeos de mercado, nunca hubiera lanzado esa bebida energética que sabe a chicle masticado. Ir en contra corriente puede funcionar pero es sin duda más arriesgado… Un buen marketing puede hacer milagros pero curiosamente muchos emprendedores no son demasiado buenos en promocionar de forma elegante su propio producto. Todo es cuestión de probar cosas sin correr un riesgo demasiado elevado. Si “fracasas” no hace ni falta levantarse porque nunca te habrás caído al suelo…

  1. Yo para un tema de blanqueamientos dentales hice una encuesta de pago y me funciono muy bien para saber el publico interesado, edad, poder de adquisición etc. Gracias a eso fui configurando mis primeras campañas para conseguir conversiones e ir analizando datos y precios.

    La respuesta siempre te la da el cliente, solo tienes que saber como preguntarle.

    Responder
  2. Los mercados son conversaciones. Una frase que por más que se repita, siempre olvidamos en el momento preciso. Las ideas (sean de negocio o no) suelen venir de conversaciones cruzadas.

    A veces, se confunde la clientela con la comunidad… pero esa es ya otra historia…

    Responder
  3. La realidad es la experiencia más enriquecedora que puede tener el ser humano. Pero se debe afrontar con valentía.

    Responder
  4. Gracias por el post, Charlie.
    A veces también se ofrecen las respuestas correctas al problema equivocado, y otras las respuestas incorrectas a un problema real. Cual de las dos es más perjudicial que la otra.
    El buen marketer es aquel que da la respuesta correcta al problema concreto, real. Lo demás es, como dicen ustedes los spanish “pelillos al mar”, una buena forma de perder energías, tiempo, y recursos que muy bien se pudieran utilizar en otra cosa.
    Para triunfar en internet no se puede ser demasiado, recalco, DEMASIADO romántico.
    Saludos.

    Responder
  5. Hola, Carlos.

    No tengo mucha experiencia en el mundo de las start-ups. Mi conocimiento es más que nada teórico pero he leído decenas de veces sobre validación de ideas.

    Lo mejor es tomar decisiones y validar en base a números reales. Y me parece que una encuesta no arroja números reales.

    Lo mejor es siempre hacer validaciones de compra reales con un MVP. Eso lo dice Eric Ries y lo he leído de Noah Kagan.

    Dejo un Validation Cheat Sheet de AppSumo. Que creo que puede aportar valor para algunos.

    Saludos.

    Responder
  6. El inconveniente de implantar una solución a un falso problema es que nadie te acabará buscando. Soy empezador por naturaleza, y el 90% de los proyectos que he empezado quedaron ahí…en unos meses de trabajo intenso pero sin ‘clientes’. Pues a otra cosa, mariposa, con la experiencia ganada =]

    Responder
  7. Hola Carlos:
    Estoy de acuerdo, los mercados son conversaciones y en el post de ayer ocurrio (al menos asi me parecio) algo similar a una buena sesion de brainstorming.
    Por otro lado me resulto interesante saber como se hace un Crowdstorming, pero para ser sincero hasta ahora nunca me vi haciendo uso de este recurso.
    Quizas mi proyectos son chicos o tal vez llevo mucho tiempo trabajando en relacion de dependencia

    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *