Cómo cobrar más por tus servicios haciendo lo mismo (o menos)

Es uno de los errores más comunes que cometen los profesionales del marketing online y posiblemente también de otras profesiones. Cobrar menos de lo que deberían.

Con pocas excepciones las personas no tenemos la autoconfianza suficiente como para poder apreciar nuestra cualidades. A nivel profesional muchos son mejores de lo que cobran.

precio servicioDerechos de foto de Adobe Stock

Tiene mucho que ver con el miedo al rechazo. Prefiero sobre todo en los inicios cobrar un poco menos para aumentar la probabilidad del “sí”.

Dirígete a otro perfil de cliente

En el mundo del marketing online el cliente más complicado es el que acaba de montar una tienda online (o esta en ello) y busca resultados rápidos con recursos muy limitados. Da igual las advertencias que le des en las primeras conversaciones en plan “esto no será rápido, hay que ir paso a paso, no puedo hacer milagros, etc.” al final siempre surgen los comentarios después del primer mes tipo “pensabamos que ibamos a ver resultados más rápido”. El cliente escucha lo que quiere escuchar.

Por lo tanto a nivel de servicios de marketing online he cambiado de perfil de cliente. Ahora nada más trabajo con empresas grandes. Para ello he tenido que mudarme pero a pesar de ser un paso importante para toda la familia ha merecido la pena. Facturo ahora más como freelance sin trabajadores que en los mejores tiempos de mi agencia Beguerrilla con 5 personas en mi equipo. Los que dicen que en Alemania no hay trabajo para españoles se equivocan. Prácticamente recibo ofertas para proyectos cada semana y tengo que rechazar la mayoría porque no tengo la capacidad para hacerlo todo. Si no tienes cualificaciones de nada y no hablas el idioma evidentemente lo tienes más complicado. En Alemania y en cualquier otro país de este planeta.

Incluye menos cosas dentro del servicio

Una forma de cobrar más es haciendo menos cosas por el mismo precio. Una de las tareas más importantes cuando empiezas a trabajar con clientes es definir bien lo que va incluído y lo que no. En España es bastante normal que los clientes saquen servicios pequeños no contratados porque el freelance no es capaz de decir “no” y/o tiene miedo de facturar esto aparte.

Después de 11 años en España me llevo aquí una sorpresa a principios de cada mes porque los clientes pagan sus facturas de forma puntual. En España me acaban ingresar el pago de una deuda pendiente de un cliente después de 3 años. Un segundo juicio lo acabo de ganar justo ayer. Un tercero no se puede iniciar porque el cliente moroso sigue una estrategia de evitar que le lleguen las demandas para demorar al máximo un posible juicio.

Incluir menos cosas que sueles hacer es un primer paso para liberar recursos para nuevos clientes. De esa forma podrás asumir más proyectos o vender servicios opcionales dentro de uno existente. Es importante dejar constancia al principio que lo que se sale de lo acordado se cobra aparte. Adicionalmente te diría también de cobrar todo por adelantado. El que no quiera hacerlo posiblemente no merece ser tu cliente y/o de todas formas nunca te hubiera pagado a tiempo. Esto es un poco el aprendizaje personal que he tenido yo en mis últimos 11 años como profesional del marketing online en España.

Véndete mejor

La apariencia cambia muchas cosas. En ocasiones hacia mejor. Hazte esta pregunta. ¿Tu apariencia al mundo exterior refleja al 100% lo que vales?

  • ¿Tu página web tiene el diseño y los contenidos que reflejan un servicio de alta calidad?
  • ¿Tu forma de vestir da una buena primera impresión y demuestra que cuidas los pequeños detalles?
  • ¿Tus presupuestos se realizan de forma cuidadosa sin errores ortográficos o de estilo?

En el día a día vamos más rápido de lo que deberiamos porque queremos sacar cosas por encima de nuestras posibilidades. No es únicamente cuestión de sacar muchos presupuestos para captar clientes. Previamente tienes que haber dado con el perfil adecuado que tenga necesidad de lo que puedes ofrecer. Luego tienes que pasarle un presupuesto que le deja impresionado no porque el precio sea tan bajo sino por lo bien que has reflejado sus necesidades.

Cerrar un cliente a toda costa no es el mejor plan posible. Al principio piensas que todo sirve y posiblemente no tengas alternativas para aprender y lograr referencias. Con el paso del tiempo tienes que subir de nivel y ser más selecto. El que paga poco, recibirá poco o al menos debería ser asi. No te vendas por menos de lo que vales. Ya te seguiré contando.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *