Cómo batir el síndrome de Superman del emprendedor

¿Estás un poco agotado últimamente? Puede que a pesar de estar disfrutando como un niño pequeño sea buena idea de frenar un poco.

Apenas 7 de horas de sueño. Debería ser suficiente si no fuese porque te has levando tres veces la noche porque uno de tus peques se ha despertado. Luego llevas arrastrando un catarro durante más de un mes que tampoco te ha dejado descansar demasiado. Te despiertas y te sientes todavía reventado como si apenas hubieras dormido.

sindrome supermanDerechos de foto de Fotolia

Así he vivido el síndrome de Superman del emprendedor

Es un breve resumen de mis últimas mañanas en este año. Parece que el catarro poco a poco lo estoy dejando atrás y que los peques no se despiertan todos en la misma noche. Así que en vez de ser “quejicas” vamos a ser un poco más optimista ya que por ser emprendedores lo de la actitud nos viene por defecto.

Es un poco el síndrome de Superman que llevas dentro. En vez de ser consciente de tus limitaciones te vas consumiendo más y más hasta que el cuerpo te envía pequeñas alertas. En mi caso ha sido el descubrimiento de un pequeño círculo con menos pelo de lo habitual en la sien tras una visita en el peluquero. Pensaba que se le había escapado la tijera pero tras no recuperarlo me di cuenta que se trata de algo que se llama alopecia areata. Nada grave en realidad. Una pérdida de pelo que está probablemente causada por estrés.

No me preocupa en realidad porque he frenado un poco el ritmo. Tal vez hacer deporte todos los días, trabajar de forma intensa de lunes a viernes, dormir sin descanso y comer poco entre semana al final no es tan saludable. Me cuesta ir más despacio aunque creo que voy mejorando.

Cómo salir de la rueda de hámster

Sin darte cuenta entras en una rueda de hámster. Ya es la segunda vez que me ocurre aunque esta vez la perspectiva es diferente. No me había dado cuenta que era demasiado porque estaba (y estoy) disfrutando como un niño pequeño con lo que hago. Lo malo es que esto de ir a todo gas todo el rato tiene sus límites. La primera vez era más obvio porque estaba igual de estresado pero el contexto era el de cierre de una empresa. El quemarse era cuestión de tiempo. También puedes entrar en zona roja con cosas que te gustan.

Al final todo pasa por establecer reglas de comportamiento porque si sigues tus impulsos la cosa no cambia. Veamos un par de ellas.

  • No trabajo menos horas pero he sacado intensidad. Cuando me siento cansado no fuerzo la máquina para sacar una gota de energía adicional. Me paro y punto.
  • No hago más deporte sino menos. Ejercicio físico diario se había convertido en una fuente de estrés porque en vez de desconectar me quitaba más energía en vez de devolvérmela. Si no haces nada de deporte igual deberías aplicártelo al revés.
  • No miro menos al móvil en casa pero me concentro en más en mis peques cuando estoy con ellos. Quitarse todos los vicios de golpe al final también genera estrés y es justo lo que se trata de evitar.
  • No hago menos pero delego más. Hay que confiar en terceros. Ya lo hacía antes pero ahora incluso más. El primer paso es que hay que aceptar que las cosas no se van a hacer exactamente como a uno le gustarían. Es lo que hay. Hay muchas formas de hacer las cosas y la propia no siempre es la más adecuada.

Desconectar no es un consejo que te pueda dar porque se me da fatal intentar no pensar en lo que más me divierte. La alternativa que te propongo es simplemente ir con más calma.

No eres Superman así que olvídate de tener superpoderes. Al final no hay secreto. O frenas o será tu cuerpo te obliga a ir más despacio tarde o temprano. Me aplicaré el cuento a ver que tal me va… ;)

  1. Este post está muy bien. Supongo que me gusta de más porque me siento identificado, aunque hijas sólo tengo una. En mi caso lo que ocurre es que tiene seis semanas, es mi primera hija y tengo ya los 40 bastante pasados.
    El deporte diario lo he tenido que dejar, claro, aunque incluso con ella en brazos me hago unas sentadillas, unas series de gemelos, la dejo un momento para hacer unas flexiones, unos isométricos y a la ducha antes de preparar la cena, o mientras la cena está al fuego.
    Y es verdad que la energía se diluye y las ideas, que siguen apareciendo, tienen que ir esperando su tiempo de materializarse, porque no lo tengo.
    En mi caso me gustan muchas cosas, además del marketing digital. Hablo idiomas y me gusta practicarlos todo el tiempo para mantenerlos frescos. Mi truco son las pelis, la radio por internet mientras cocino, leer todo lo que puedo de lo que me gusta en otros idiomas. Así que esto es de lo poco que leo de vez en cuando en español.
    Ánimo con esos proyectos y ese deporte.

    Responder
    • Muchas gracias Dajka e ánimo igualmente. Me parece genial tu forma de hacer ejercicios. Luego la gente dice que no tiene tiempo… ;)

      Me gustan también los idiomas. Lo practico a diario con Duolingo (no recuerdo ahora bien si lo he mencionado en el post).

      Saludos!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *