fbpx

Cambiando nuestras métricas semanales por métricas diarias

Esta semana hemos empezado a cambiar nuestra dinámica de trabajo. Hemos pasado de métricas semanales a unas métricas diarias.

Desde que me he mudado de España a Alemania y ya no estoy presente en el día a día nuestra tienda online estamos utilizando un sistema de seguimiento que he descrito ya en varias ocasiones como “metricas semanales”. Me da la posibilidad de llevar un control de lo que está sucediendo en nuestro negocio de forma remota.

métricas diariasDerechos de foto de Adobe Stock

Seguimos fallando en las cosas pequeñas a pesar de las métricas semanales

Esta documentación y seguimiento de las tareas nos ha permitido dar un salto a nivel operacional. A pesar de haber mejorado mucho el estatus quo no quiero que nos quedemos parados y conformarnos con lo que hemos conseguido.

A pesar de llevar un buen ritmo y cumplir con la mayoría de las métricas en el 95% de las semanas siempre fallamos en algo. Suelen ser sobre todo cosas pequeñas y no tanto las grandes. Aunque puedan parecer detalles para mi son importantes. No limpiarte los dientes una vez puede que no te afecte pero dejar de hacerlo de forma sistemática te aumentará la factura con el dentista. Lo que algunos consideran con “por una vez no pasa nada” a mi me fastidia porque fallar en hacer lo que dices que vas a hacer puede cambiar toda la rutina. No ir un día al gimnasio no cambia nada si el resto de los días vas pero esta excepción puede cambiar toda la rutina que tenías y hacer que ir al gimnasio sea la excepción y no al revés.

Por qué hemos empezado con un seguimiento diario

Las métricas semanales dan una estructura para la semana pero no te dicen lo que tienes que priorizar en el día. Esto hace que tengas que ser organizado y al final no todo el mundo lo es. Hace falta un coordinador que te dice lo que importa en las próximas ocho horas o eso es lo que creo.

Acabamos de iniciar el cambio y como con todos los cambios los inicios no son perfectos pero aún asi veo que hay una tendencia positiva. No tener que pensar en lo que priorizar ese mismo día puede hacernos ganar tiempo y reducir el nivel de estrés del equipo.

También refuerza el mensaje que comunico como un disco rayado. “Cada día cuenta, cada día es importante. No es lo que seamos capaces de realizar durante una jornada sino más bien lo que seamos capaz de hacer a diario durante todo un año.”

Todavía es temprano para conclusiones finales pero te iré contando en breve de nuestros avances.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *