Aprende a solucionar y detectar un conflicto de interés antes de perjudicarte

Un conflicto de interés surge antes de lo que piensas. Dedicarse a temas personales durante el trabajo ya puede ser suficiente. Ser proactiva ayuda a solucionarlo.

¿Cómo solucionar un conflicto de intereses? La verdad es que empiezo este post no teniéndolo nada claro. Se trata de situaciones altamente delicadas y muchas de ellas acaban con el cabreo de una o todas las partes involucradas.

Conflicto de InteresesDerechos de foto de Fotolia

Si no lo afrontas de manera proactiva corres el riesgo de perjudicarte a ti y probablemente también a terceros.

¿Qué es un conflicto de intereses y cómo surge?

Los conflictos de intereses son inevitables en la mayoría de las relaciones de trabajo. Surgen siempre cuando hay un mínimo de 2 o más personas afectadas. Llega un momento donde una de ambas empieza a caminar en vías que se alejan de la situación de equilibrio del “win-win” inicial con el riesgo de crear tensiones en la relación.

En mi caso me surgió durante el tiempo que estuve haciendo mi doctorado en Suiza. Me gustaba el trabajo de consultoría para empresas pero no me apasionaba igual que el mundo del marketing online. Fue en Suiza que empecé a montar las primeras páginas web y blogs junto con compañeros de trabajo.

La tentación era altísima dedicarle tiempo a lo empezó como un “hobby” pero cada vez consumía más tiempo. Al final empiezas mirando las estadísticas de Google Analytics y luego acabas escribiendo posts durante el trabajo. Nunca nadie se dio cuenta porque seguía haciendo bien mi trabajo por el que me pagaban. A pesar de ello decidí ser transparente y hable del tema con mi profesor y jefe.

¿Cómo evitar o solucionar un conflicto de interés?

Mi caso es una forma suave de conflicto de interés porque afecta únicamente el tiempo que le dedicaba a cada tema. Hay casos peores donde estas en una empresa por cuenta ajena y al mismo tiempo montas en paralelo tu propio negocio utilizando conocimiento, contactos y recursos de tu trabajo. Para detectar si estas en un conflicto de interés del que igual no eres consciente pregúntate si estas sacando provecho de los últimos 3 puntos para fines propios.

En mi caso he tenido la suerte de contar con un jefe que fomentaba el emprendimiento entre los que estábamos haciendo el doctorado con él. Más adelante incluso se convirtió en inversor de Coguan por lo que el conflicto tuvo lugar únicamente en mi conciencia por no hablar del tema desde el principio.

1. Ser proactivo en la comunicación: la mejor manera de solucionar un conflicto de interés es comunicarlo. Si tú empiezas a tener una mala conciencia ha llegado el momento de hablar sobre el tema con las personas afectadas. En ocasiones incluso puede que no haya ningún problema siempre que la comunicación entre todos funcione de manera correcta.

2. Ser siempre transparente: no esperes a que tu socio, jefe, colaborador o quien sea se esté enterando que realizas actividades de las que no saben nada. Incluso si lo haces el fin de semana. Para un socio con el que tienes un proyecto junto puede ser extraño darse cuenta que estás haciendo más cosas sin habérselo contado. El silencio genera dudas y sospechas. En muchos casos la transparencia total evita problemas.

3. Encontrar un compromiso: si tras hablar del tema uno se da cuenta que existen conflictos reales hay que arreglarlos. No queda otra. Siempre se pueden encontrar soluciones de compromiso que igual no son ideales al 100% pero que permiten mantener las actividades. Aunque en ocasiones sea doloroso una buena opción puede ser también tomar la decisión de abandonar ciertos proyectos y centrarse en lo que uno realmente quiere.

Finalizo este post teniendo las cosas un poco más claras. Es suficiente aplicar el sentido común para encontrar una solución. Cuando surgen conflictos de interés hay que asumir también que no siempre se encontrará un compromiso. Esto no puede impedir ser transparente y buscar una comunicación proactiva.

¿Cuáles son tus consejos para solucionar unos conflictos de interés?

  1. Sé honrado: Al caminar, camina; al sentarte, siéntate y, sobre todo, no vaciles.

    Responder
  2. Mantener las vías de comunicación abiertas como única posibilidad de limar asperezas. Por ahí viene la cosa.
    Si no existe comunicación los problemas comienzan a tomar presión y puede que después no hay tiempo.
    Gracias, Carlos.
    Salu2s.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *