2 cosas que hacen las grandes empresas mucho mejor que las start-ups

Una start-up es un tipo de organización idóneo para lanzar nuevos proyectos. No todo son ventajas. Aquí ganan las grandes empresas.

Si eres lector habitual de blog ya sabes que me gusta hablar sobre nuevos proyectos, start-ups y esas cosas. En ocasiones critico de forma directa o indirecta las grandes empresas por su incapacidad de moverse rápido. Para serte sincero no todo es malo. Ser lento en algunas ocasiones tiene sus ventajas. Esto son algunos puntos donde los pequeños flojean y los grandes por velocidad e inercia tienen su fuerte.

organizaciónDerechos de foto de Adobe Stock

Contabilidad y finanzas

No conozco a muchos emprendedores que aparte de la pasión por el negocio se emocione con la parte de finanzas y contabilidad. Bueno, para serte sincero ninguno. Este tema viene con el oficio. Cuando eres pequeño te toca hacerlo a ti. Por desconocimiento y falta de ganas lo haces poco y mal. Incluso contratando a personas para ello te puedes quedar corto porque no son las horas que se necesitan (trabajando a media jornada) o simplemente porque no tienes la persona con el perfil adecuado sentada en ese puesto. He vivido en el pasado ya ambas situaciones.

Los grandes no tienen este problema. Tienen un departamento entero que no hace otra cosa. Tienen los medios para tener personal adecuado en calidad y cantidad. No significa que no pueda haber errores e incluso gordos. Hay de todo está claro pero si cogemos la media de casos le dan una patada en el culo a la gran mayoría de start-ups.

Planificación de campañas de marketing

“Hoy es el día de frikis. ¿Vamos a hacer algo?”

“No sé. ¿Qué se te ocurre? Nos da tiempo para sacar algo?”

Si trabajas en una start-up esta conversación igual de forma parecida la habrás tenido en algún momento. No te puedo decir cuánto tiempo quiero hacer una planificación anual de fechas importantes del año para planificar con tiempo estos eventos.

Las grandes empresas tienen esto bajo control. Sobre todo cuando trabajas con grandes equipos aumenta el nivel necesario de planificación. En pequeñas empresas se requiere flexibilidad porque la estructura es frágil. Pequeños eventos pueden tener un impacto importante. Esto muchas veces nos lo tomamos como excusa como para no planificar prácticamente nada. “Los planes nunca salen” es una de mis frases (propias) favoritas.

Al final es bueno no dar por hecho que la flexibilidad siempre es buena y ser grande siempre es malo. Los grises deberían dominar nuestra forma de ver el mundo. Ni blanco, ni negro, ni pa´ ti ni pa´ mi… ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *