Lo que haría Chuck Norris si un troll le atacara en su blog

Un troll es “lo que venía a ser un hijoputa de toda la vida pero a nivel virtual”. No te dejes provocar por él. El principio básico es utilizar la fuerza del atacante en su contra. Aunque todavía no hayas tenido ningún encuentro nocturno con un troll en este post Chuck Norris te da consejos para saber cómo reaccionar.

Imaginaros la situación siguiente: “La noche está oscureciendo. Acabo de tomarme una caña con mis compañeros tras un día intenso de trabajo. Para volver a mi coche tengo que andar un poco. Parece que va a empezar a llover. Noto las primeras gotas que caen del cielo. Quitándome con la manga del abrigo las gotas que me caen en la cara veo como se me acerca un personaje extraño. Parece haber salido del nada. Se dirige con pasos firmes hacia mí. Veo que me quiere decir algo. “Tío, se nota que no tienes ni puta idea. Mi hermana pequeña de 8 años escribe mejor que tú. La próxima vez que te atreves publicar algo así, infórmate un poco mejor”. Me siento amenazado. No sé qué decir. Sin pararme sigo andando en dirección de mi coche. No me doy la vuelta. [...]”

Cómo auto-defenerte cuando un troll ataca

Lo que en una situación “real” parece una situación casi absurda suele ocurrir con cierta frecuencia en el mundo online. Salen del nada y atacan sin advertir. Muchos bloggers (y también redactores en diarios) tienen que enfrentarse a personas totalmente desconocidas que los critican o incluso insultan.

Elvira Lindo en elpais.com define estas personas que entran en las bitácoras de terceros para montar un escándalo de la manera siguiente: “es lo que venía a ser un hijoputa de toda la vida pero a nivel virtual”. Se conocen como “trolls” y tienen una apariencia similar a la imagen del post enlazado. Te das cuenta que te enfrentas a uno cuando te critica, ofende, ataca de manera directa y sin filtro. En cuanto más respondes, más fuerte se hace. La agresividad se nota en el tono del comentario, en el uso de mayúsculas y de signos de exclamación “¡!”. Ahora es el momento cuando te arrepientes de haber establecido una política de moderación de comentarios abierta. No te desesperes. Chuck Norris te da algunos consejos para auto-defenderte en tu blog.

Publicación del comentario: suelo publicar todos los comentarios mientras que no me insultan de manera directa. La mayoría de los trolls defiende una postura absurda. En muchos casos la simple aparición de su comentario les deja quedar mal. No tienes que añadir nada más.

No ofender: “nunca discutas con un imbécil, te hará descender a su nivel y allí te ganara por experiencia” (anónimo). No eres como ellos, por lo tanto no permitas llegar al mismo nivel de agresión.

Dar las gracias: cada comentario es contenido único que te permite posicionar mejor en Google. Lo mínimo que deberías hacer es darle las gracias al troll por promocionar tu blog. Haz lo contrario de lo que se esperan y los vas a volver locos.

La respuesta “bumerán”: el otro día alguien critico entre otras cosas (p.ej. que si ya había leído un libro en mi vida) mis fallos ortográficos y de estilo (que por ser alemañol honestamente tengo algunos). Mi respuesta fue: “Gracias por tu comentario. Ortografía se escribe con tilde en la ‘i’. “

Preguntar lo que opinan los demás lectores: no estás solo. En muchos casos ni tienes que preguntar porque los lectores que vean los comentarios del troll van a saltar para comentar y defenderte. Esto puede ocurrir incluso con visitantes que antes de ese evento no habían dejado un solo rastro en el blog.

Lo más importante es no dejar provocarse y utilizar la fuerza del atacante en su contra. Es el principio básico de lo que haría Chuck Norris en su propio blog… ;) Para ello tal vez te interesa leer también “10 razones para cuidar a tus trolls”. ¿Qué son vuestros consejos de auto-defensa cuando un troll ataca?

Este post es el primero de la serie “Lo que puedes aprender de Justin Bieber, Chuck Norris, Warren Buffet, Donald Trump y el Dalái Lama cuando creas un blog”. Para no perderte las futuras entradas suscríbete a este blog… ;)

  1. Muy buen post y muy util, pero creo que Chuck Norris en su blog directamente machacaba a los trolls jajaja :)

    Responder
  2. Sinceramente también esperaba que Chuck, localizase a los Trolls, y los golpeaba hasta agotarles la bateria del portatil, jajajaja… Pero en fin… no obstante…hace falta mucha “cintura” para lidiar con ello y en ocasiones uno se siente en Internet, como en “Gran Hermano”… (todo se vive más intensamente) , me gusta como lo has escrito…

    Gracias… Un Saludo

    Responder
  3. Bravo Carlos ! Es contagioso este sentido del humor que tienes. Por supuesto tendré en cuenta tus consejos. Ánimo con el blog

    Un saludo

    Responder
  4. Responderle con un “póngame a los pies de su señora”, independientemente de si es hombre o mujer también suele ser efectivo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *